Necrológicas
  • Juan Bautista Haro Vidal

Papa Francisco: no tengo“ningún problema” con Macri

Por Agencias lunes 4 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Durante meses, todos sus gestos hicieron pensar a los analistas argentinos que el Papa Francisco tenía un problema político grave con Mauricio Macri, el Presidente argentino, que está llevando a cabo un fuerte ajuste económico. En febrero Bergoglio recibió solo 22 minutos y con gesto adusto a Macri en Roma, y rechazó hace poco una donación de un millón de dólares del gobierno argentino para la organización Scholas Ocurrentes, fundada por él.

El Papa ha decidido intentar darle la vuelta a esa dinámica de una forma poco usual: con una entrevista en el diario La Nación con el periodista Joaquín Morales Solá, uno de los más respetados de Argentina. Y ahí el Sumo Pontífice trata de reconciliarse con quienes le critican por alejarse de Macri mientras se acerca a personajes kirchneristas muy polémicos como Hebe de Bonafini, líder de Madres de Plaza de Mayo, con quien estuvo más de dos horas, casi seis veces más que con el Mandatario argentino.

“Yo no tengo ningún problema con el Presidente Macri. No me gustan los conflictos. Ya me cansé de repetir eso”, le dice el Papa a Morales Solá en una larga conversación en Santa Marta, su residencia vaticana. “Macri me parece una persona bien nacida, una persona noble. No hay ninguna explicación en la historia para que se diga que yo tengo un conflicto con Macri”, insiste Bergoglio para cerrar la larga polémica.

Situación social

El Papa parece decretar así una tregua con Macri, aunque personas muy cercanas insisten en que no le gusta nada la política de ajustes que está poniendo en práctica el Presidente. Francisco evita las críticas pero deja caer su preocupación por la situación social. “Sigo creyendo que no tenemos derecho a pedirle un peso al gobierno argentino cuando éste tiene tantos problemas sociales para resolver”, llega a decir. Probablemente habrá más motivos para las fricciones, porque cada gesto del Papa se estudia con lupa en su país. Pero de momento el tono parece haber cambiado radicalmente.