Necrológicas
  • Eliana Almonacid Uribe
  • Francisco Becerra Galindo
  • Juanita Jaksic vda. de Ojeda

Piratas informáticos roban en Corea del Sur datos de mil desertores del Norte

Por Agencias sábado 29 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
157
Visitas

El ataque ha tenido lugar en uno de los centros abiertos por Seúl para ayudar a los escapados a integrarse en el mercado laboral.

Piratas informáticos se han hecho con los nombres, direcciones y fechas de nacimiento de casi un millar de desertores norcoreanos en Corea del Sur tras hackear una base de datos de una agencia de reasentamiento en la ciudad de Gumi, en el sur del país, informó este viernes el Ministerio para Unificación de Corea del Sur. El robo de datos se produce en un momento de acercamiento entre las dos Coreas. Sus líderes, Kim Jong-un y Moon Jae-in, se reunieron tres veces en 2018, tras 11 años sin encuentros entre dirigentes de ambos países.

El incidente tuvo lugar la semana pasada y ha afectado exactamente a 997 desertores que figuraban en la base de datos de la agencia conocida como Centro Hana. Los hackers infectaron uno de los ordenadores de este instituto con un virus. “El malware fue introducido a través de correos electrónicos enviados desde direcciones externas”, según fuentes oficiales del Ministerio.

Este centro es uno de los 25 institutos del país que ayudan a los desertores a rehacer su vida en Corea del Sur, ayudándoles a encontrar trabajo y ofreciéndoles ayuda legal y médica. En total hay unos 32.000 desertores. La mayoría arriesgó su vida para huir de la pobreza y la represión política en el Norte. Los medios de Pyongyang les consideran “basura humana” y acusan a Seúl de secuestrar a alguno de ellos.

Corea del Sur no especificó si el Norte estaba detrás del ataque, o qué puede haberlo motivado. Se ha puesto en marcha una investigación para determinar las causas. En el pasado, se ha acusado a hackers del Norte de realizar ciberataques contra las agencias estatales y empresas del Sur. Pyongyang robó, según Seúl, documentos clasificados del Ministerio de Defensa surcoreano el año pasado.

El gobierno surcoreano se ha contactado con los afectados por el hackeo y de momento no se han registrado problemas relacionados con este hecho. “Sentimos lo que ha pasado y haremos lo posible para evitar que se repita”, dijo un portavoz.

Varios desertores, incluido uno que se había convertido en una estrella televisiva en Corea del Sur, han desaparecido en los últimos años y aparecido luego en los medios estatales norcoreanos criticando al país que les había acogido.

El robo de datos se produce en un momento delicado para las dos Coreas, que trabajan para mejorar sus relaciones tras años de confrontación. Técnicamente en guerra desde los años cincuenta del siglo pasado y tras rozar el abismo de una guerra nuclear en 2017, han efectuado este año su mayor acercamiento en mucho tiempo, con tres reuniones, después de 11 años sin encuentros entre dirigentes de ambos países.

Reconexión ferroviaria

En el marco de este deshielo, la estación norcoreana de Panmun albergó el miércoles una ceremonia simbólica para marcar el lanzamiento de un proyecto para reconectar las dos Coreas por vía ferroviaria y carretera. El plan podría sentar las bases para una conexión más ambiciosa con el ferrocarril transiberiano que permita crear una ruta entre la península coreana y Europa.

A la ceremonia, en la ciudad fronteriza de Kaesong, se desplazaron en un tren especial unos 100 surcoreanos, entre ellos los ministros de Transporte, Kim Hyun-mee, y de Unificación, Cho Myoung-Gyon. También asistió personal de la Onu y representantes de Rusia, China y Mongolia.

La construcción, sin embargo, no puede comenzar mientras sigan en pie las sanciones contra Corea del Norte. Pyongyang quiere que el acercamiento a Seúl traiga su fin, pero EE UU rechaza hacerlo sin garantías previas de desnuclearización de Corea del Norte.

Un año de deshielo entre las dos Coreas

El acercamiento entre las dos Coreas comenzó con la participación de deportistas norcoreanos en los Olímpicos de Invierno de febrero en Corea del Sur, y alcanzó su cénit en los tres encuentros entre los dirigentes de ambos países.

En abril, Kim Jong-un pisó suelo surcoreano, algo que no había hecho ningún líder del vecino del norte. Fue también la primera vez que leyeron una declaración conjunta. En septiembre, Moon Jae-in se convirtió en el primer presidente de Corea del Sur en desplazarse a Pyongyang.