Necrológicas
  • Mario Haro Andrade
  • Ignacio Muñoz Velásquez
  • Diego Torres Pérez

Pompeo elevó el tono ante las críticas de Corea del Norte: “El mundo es un gánster”

Por La Prensa Austral lunes 9 de julio del 2018

Compartir esta noticia
69
Visitas

Tras la tensa reunión en Pyongyang, el secretario de Estado recuerda que Washington no levantará
sus sanciones hasta que el régimen de Kim Jong-un se desnuclearice.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, elevó ayer el tono ante Corea del Norte un día después de que el régimen de Kim Jong-un pusiera en jaque la negociación nuclear al acusar a Estados Unidos de actuar como un “gánster”. Pompeo minimizó los reproches, confió en el éxito de las conversaciones pero lanzó varias advertencias. “Si esas demandas fueron como de un gánster, lo son. El mundo es un gánster porque hubo una decisión unánime en el Consejo de Seguridad de la Onu sobre lo que debe lograrse”, dijo a la prensa en Tokio en alusión a las sanciones contra el programa nuclear de Pyongyang. Y recordó que las penalizaciones no se levantarán hasta que haya una desnuclearización “final y plenamente verificada”.

El jefe de la diplomacia estadounidense quiso marcar las coordenadas de la negociación en su momento más delicado. Pompeo celebró dos días de tensas reuniones en Pyongyang, en las que no se avanzó en ningún detalle del vago compromiso de desnuclearización anunciado por el dictador norcoreano en su encuentro el 12 de junio en Singapur con el Presidente estadounidense, Donald Trump.

Cuando se marchaba de Pyongyang el sábado, Pompeo aseguró que las conversaciones fueron “muy productivas”. Poco después, sin embargo, un portavoz del Ministerio de Exteriores norcoreano tildó de “lamentable” la actitud de EE.UU., “con su demanda, unilateral y como de gánster” para una desnuclearización completa y avisó de que el régimen podía replantearse su compromiso con el desmantelamiento atómico.

La reacción incendiaria de Pyongyang avivó los temores en Washington de que Kim esté jugando de farol, como ha hecho su régimen en negociaciones pasadas, y no esté dispuesto a desprenderse por completo de un programa nuclear que su país lleva décadas desarrollando y considera clave para su supervivencia. De momento, Trump, obsesionado en proyectar fortaleza, guarda silencio sobre las críticas de Corea del Norte. Si Pyongyang se desarma por completo, el Presidente estadounidense ha prometido garantizar la continuidad del régimen, establecer relaciones diplomáticas y conceder ayuda económica al empobrecido y hermético país.

Después de su parada en Japón, Pompeo se dirigió a Vietnam para reunirse con la cúpula comunista del país. Aprovechó ese marco para tratar de sumar nuevos argumentos ante sus negociadores norcoreanos. Urgió a Corea del Norte a seguir el camino de Vietnam, que tras una sangrienta guerra con EE.UU. ahora mantiene buenas relaciones con la primera potencia. “El hecho de que estamos cooperando y no luchando es una prueba de que cuando un país decide crear un futuro mejor junto a Estados Unidos, nosotros cumplimos las promesas”, dijo. “Este milagro puede ser vuestro milagro”.

El País