Necrológicas
  • Juan Bautista Haro Vidal

Protestas continúan en Colombia en rechazo a las políticas del gobierno

Por Agencias domingo 24 de noviembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Manifestantes y policías han protagonizado este sábado nuevos enfrentamientos en Bogotá, en una nueva jornada de protestas a lo largo de Colombia. Los agentes de seguridad han respondido a los disturbios empleando gas lacrimógeno.

Una marcha en las inmediaciones del Parque Nacional de la capital terminó en fuertes choques entre manifestantes y efectivos del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía colombiana, según informa el diario El Tiempo.

La prensa colombiana da cuenta de disturbios en otros puntos del centro de Bogotá y de la intervención de policías para dispersar a los participantes: en el parque de los Hippies, plaza Bolívar o Carrera Séptima. Además se informó de al menos dos jóvenes heridos, uno ingresado en la unidad de cuidados intensivos el Hospital San Ignacio con una lesión en la cabeza y en el tórax con pronóstico reservado y otro gravemente herido durante una intervención del Esmad en la calle 19.

Las protestas comenzaron el pasado jueves coincidiendo con el paro general convocado por sindicatos, jubilados, profesores y estudiantes, colectivos indígenas y LGTBI, para protestar contra el gobierno del Presidente Iván Duque y sus políticas económicas y sociales, las cuales, según denuncian estos colectivos, han disminuido la calidad de vida en el país.

El deterioro de las pensiones y los salarios, el incumplimiento de los acuerdos con los estudiantes, y la grave situación de violencia que vive el país -más de 160 dirigentes sociales y sindicales han sido asesinados en lo que va de año-, así como el intento del gobierno de modificar el acuerdo de paz con las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en 2016, son los principales puntos de las movilizaciones.

Los días previos a la huelga, el Ejecutivo otorgó plenos poderes a las autoridades locales y regionales para imponer las medidas necesarias en caso de que se produjeran actos de violencia y revueltas similares a las acontecidas en las últimas semanas en las principales ciudades de algunos de los países de la región, como Ecuador, Chile y Bolivia.