Necrológicas
  • Gloria Mabel Montiel Garay
  • Luis Patricio Núñez Vera
  • Sergio Omar Mansilla Soto
  • osé Antonio Oyarzún Andrade
  • José Antonio Oyarzún Andrade

Protestas contra Maduro dejan al menos 26 muertos en cuatro días

Por Agencias viernes 25 de enero del 2019

Compartir esta noticia
62
Visitas

Los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los ciudadanos que protestan contra el gobierno de Nicolás Maduro desde el lunes pasado han causado al menos 26 muertos, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). Las protestas en el centro de Caracas se han intensificado en barrios que antes eran considerados como antiguos bastiones del chavismo y han culminado con las masivas manifestaciones del miércoles en las que la oposición venezolana volvió a salir con fuerza a la calle después de las protestas que sacudieron el país en 2017.

La violencia en las calles no ha cesado en toda la semana. El número dos de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, ha asegurado que los grupos que protestan generan violencia y que están «pagados», sin especificar por quién. Según Efe, medios locales de Venezuela informaron que en Petare, la favela más grande de América Latina, policías y manifestantes se enfrentaron a tiros y fueron arrojadas dos granadas, pero sin dar número de heridos o fallecidos.

La ONG Observatorio Venezonalo de Conflictividad Social denuncia que los manifestantes fueron atacados por las fuerzas de seguridad «y/o agrupaciones paramilitares». El director del Foro Penal Venezolano, Gonzalo Himiob, indicó que 278 personas han sido detenidas desde el pasado lunes.

En el plano político, el anuncio del líder opositor Juan Guaidó, que se declaró el miércoles Presidente interino de Venezuela ante una multitud que le ovacionó fervorosamente, tomó a algunos diputados y políticos de la oposición por sorpresa y no ha sido compartido de manera unánime. Sectores moderados de la oposición han insistido en que Guaidó, militante de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, debe tener la cabeza fría y asumir progresivamente la estrategia opositora, procurando una negociación política. Tampoco ha dejado contentos a los sectores más intransigentes, que llevaban días recriminándole que no hubiese asumido la presidencia antes.

Las eternas luchas internas de la oposición parecen haber quedado, no obstante, eclipsadas por el respaldo internacional obtenido por Guaidó, sobre todo en el continente americano. Salvo México, las principales potencias han cerrado filas con el presidente de la Asamblea Nacional y, con Estados Unidos a la cabeza, han endurecido el tono contra el régimen chavista, que ha dejado colar amenazas expresas a Caracas.

En el caso de Europa, Guaidó no ha logrado un apoyo explícito de la Unión Europea como bloque, pero sí de varios líderes conservadores. La UE ha insistido en la necesidad de una salida dialogada, una opción de la que es partidaria España.

Guaidó ha podido remontar dos semanas de vértigo, que incluyeron un intento fallido de captura por parte de la policía política chavista y amenazas abiertas de prisión que no se han concretado. Durante la tarde del martes, terminada la concentración, hubo rumores de que se había asilado en la Embajada de Colombia, lo que fue desmentido poco después.

Mientras sus críticos han intensificado el pulso a Maduro, el líder venezolano, como res-puesta, ha decidido romper re-laciones diplomáticas con Estados Unidos. En la Casa Blanca, sin embargo, sólo reconocen a Guaidó como jefe del Ejecutivo venezolano, y colocan a Miraflores ante la peliaguda tarea de soportar en el país la pre-sencia indeseada y de un hostil operador político de carácter inevitable.

Otra de las incertidumbres que se abren a partir de ahora es la del papel del Ejército y su lealtad a Maduro. Mientras la cúpula ha cerrado filas con el líder venezolano, en algunos lugares, como Caicara del Orinoco (Bolívar) o en Mérida, miembros de la Guardia Nacional se negaron a enfrentarse y reprimir a los manifestantes, que en todo momento los encaraban haciendo reflexiones en torno a la gravedad de la situación social del país.

Guaidó ha enviado reite-rados mensajes a las Fuerzas Armadas, para que asuman su papel en esta crisis constitucional, y grabó un video, que terminó siendo viral en las redes, donde dirige un mensaje respetuoso y empático hacia “la familia militar” para que asuma su responsabilidad de restaurar la democracia por estar rota la cadena de mando.

Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, emitió un comunicado en su cuenta de Twitter en el cual se distancia del nombramiento de Guaidó y emite una neutra reflexión en favor de la Constitución. Se presume que este es el ánimo que impera en el Alto Mando Militar. El Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana también se plegó “al orden cons-
titucional y al presidente Ma-duro” en un pronunciamiento en las redes sociales.

El gobierno bolivariano, sin embargo, se ha visto particularmente desguarnecido este miércoles: con Maduro ausente casi todo el día, sin atreverse a tomar decisiones después del atrevimiento de Guaidó, en un ambiente levantisco y desobediente, organizó una manifestación muy pobre para intentar dar respuesta a la avalancha opositora.

Diosdado Cabello, hombre fuerte del chavismo, declaró: “Aquel que quiere ser Presidente nos tiene que venir a buscar a Miraflores”. «Les pido, en el nombre del comandante Chávez, que si alguno de nosotros llegara a caer, conti-nuarán adelante con sus banderas de lucha», agregó.