Necrológicas

Reino Unido: Johnson promete mejorar la economía a pesar del Brexit

Por Agencias jueves 25 de julio del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
61
Visitas

“El Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) fue una decisión fundamental del pueblo británico y hay que respetarla, con o sin acuerdo. No hay peros que valgan”, proclamó este miércoles Boris Johnson en su primer discurso como Primer Ministro británico. Posteriormente, el nuevo líder británico procedió a conformar su nuevo gabinete, con un cambio casi total respecto al anterior, marcado por perfiles euroescépticos duros en los puestos clave y una apuesta por la diversidad étnica y de género.

Convencido de poder arrancar nuevas concesiones a Europa para el Brexit, pese a los mensajes que desde Bruselas indican lo contrario, el dirigente tory conformó un gabinete con sello euroescéptico pero muy diverso en cuanto a etnia y género para vender una visión optimista y rejuvenecida del Brexit a “la Gran Bretaña moderna”.

A pleno sol, y con unos inusuales 32 grados centígrados en el corazón político de Londres, Boris Johnson compareció ante las puertas de Downing Street como nuevo ocupante del número 10 para dejar claro que los 99 días que restan hasta el 31 de octubre son el único límite que se ha trazado para lidiar con Europa antes de dar el portazo. “Los británicos ya han esperado demasiado”, dijo sobre su decisión de no buscar ninguna otra prórroga si en ese plazo no logra “mejorar” el acuerdo con la UE trabajado por su antecesora, Theresa May.

Boris (a secas, como se le conoce en el Reino Unido) que más recordó a su amigo Donald Trump fue el que proclamó que su gobierno va a “restablecer la confianza en la democracia”, como si hasta ahora el Reino Unido hubiera estado en manos de indeseables. O el que insinuó que, en caso de que el país acabara optando por una salida a las bravas de la Unión Europea, acabaría reteniendo los 35.000 millones de euros de la factura del Brexit, aunque se trate de deudas pendientes y de obligado pago con Bruselas. Su única concesión fue el agradecimiento a los ciudadanos europeos que residen y trabajan en el país, a quienes reconoció “el derecho” de seguir haciéndolo.

Para seducir con la idea de que un Brexit, incluso duro, acabará potenciando lo mejor del Reino Unido (“no subestimen a este país y sus fortalezas en el campo de la economía, de las artes, la tecnología”), Johnson ha decidido rodearse de un gabinete que, al margen de su marcado perfil antieuropeo, será el más diverso étnicamente de la historia del país, con una destacada presencia a su vez de mujeres al cargo de puestos de primera línea.