Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz
En tanto, ministro de Defensa ratificó que no hay sobrevivientes

Revelan que se hicieron ocho llamadas desde el submarino antes de desaparecer

Por Agencias miércoles 6 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
523
Visitas

El 15 de noviembre el Ara San Juan había informado la entrada de agua de mar cuando realizaba el snorkel y estaba cargando baterías. El agua provocó un cortocircuito y humo que, según reportó el capitán al comando superior, fue subsanado, lo que determinó que siguiera navegando hacia Mar del Plata.

El vocero de la Armada de Argentina, Enrique Balbi, reconoció ayer en su parte diario que hubo ocho comunicaciones satelitales que realizó el capitán del submarino Ara San Juan la madrugada del día en que desapareció.

“Tenemos un listado que en su momento lo recibimos de la empresa que brinda el servicio satelital, corroborando la planilla de telefonía y datos. Son las primeras llamadas del comandante, informando de la falla y cortocircuito. Todo lo que decía por voz también lo hacía por datos por escrito, para no dejar dudas”, explicó. “Hay dos o tres de telefonía y dos de datos. En ellas, se informa la falla y después la solicitud del cambio, disminuyendo la cantidad de días en el campo de operaciones. Hubo una que duró entre seis y siete minutos y fue el último contacto entre los jefes de operaciones”, agregó.

Ese 15 de noviembre el Ara San Juan había informado la entrada de agua de mar cuando realizaba el snorkel y estaba cargando baterías, en momentos de gran oleaje. El agua se dirigió por el sistema de ventilación a una bandeja de conexión de las baterías de proa provocando un cortocircuito y humo que, según reportó el capitán al comando superior, fue subsanado, lo que determinó que siguiera navegando en inmersión hacia la base de Mar del Plata. Pocas horas después se produjo una explosión que fue detectada por la Organización para la Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés) y que podría estar vinculada al submarino.

Balbi dijo que, pese a la avería reportada, “todos los buques mensualmente y antes de cada navegación hacen pruebas de 48 horas, equipo por equipo, sistema por sistema, válvulas, tuberías, todo se prueba antes de zarpar”.

Ministro: “Están
todos muertos”

La Armada suspendió las tareas de rescate por considerar que no hay posibilidades de encontrarlos con vida, lo que ha molestado a los familiares. El ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad, ratificó ayer que los 44 tripulantes están muertos, confirmando lo expresado hace unos días por algunos de sus familiares. En entrevista con el canal TN -la primera dada desde la desaparición del buque- el secretario de Estado indicó que esa determinación se tomó porque un informe de la Armada sostuvo que “las condiciones del ambiente extremo donde se desarrolló este suceso y el tiempo que había trascurrido eran incompatibles con la vida humana”. “¿Es decir que están todos muertos?”, le preguntó entonces el periodista Joaquín Morales Solá, a lo que Aguad respondió: “Exactamente”.

El ejemplo de “Los 33”

Familiares de algunos de los 44 tripulantes del submarino criticaron que el ministro Aguad, diera por hecho que los marineros están muertos y recordaron el rescate de los 33 mineros chilenos, ocurrido en 2010.

“Si él dice que están fallecidos… ok.. pero traémelos en las condiciones en que estén, porque para hablar de algo hay que demostrarlo, tiene que haber pruebas”, explicó Marta, hermana de Celso Oscar Vallejos, sonarista del submarino Ara San Juan, en declaraciones a FM Delta.

La mujer dijo respetar la “línea de pensamiento” de Aguad pero no estar de acuerdo con sus palabras. “El se basa por el tecnicismo, pero mi visión es otra. (… ) No guardo esperanza. La palabra es fe, la gente se tiene que regir de la fe, que todo lo puede. ¿Si los 33 mineros (de Chile) después de 70 días pudieron salir sanos y salvos por qué no los 44? ¿Dónde está escrito, quién lo dice?”, remarcó Vallejos.