Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Rusia alerta que el mundo se aproxima a una nueva guerra fría

Por Agencias domingo 14 de febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
134
Visitas

El Primer Ministro ruso, Dimitri Medvedev, hizo ayer un sombrío balance de las relaciones entre su país y Occidente, afectadas por los conflictos en Ucrania y Siria, y afirmó que han entrado en una nueva Guerra Fría. “Se pueden decir las cosas más claramente: hemos caído en un nuevo período de Guerra Fría”, declaró Medvedev en la Conferencia de Seguridad de Munich (Alemania), que se celebra cada año.

“Lo que queda es una política inamistosa y cerrada, según nosotros, de la Otan con respecto a Rusia”, profundizó el primer ministro ruso. “¿Necesitamos de verdad un tercer seísmo mundial para comprender que lo que hace falta es cooperación, en lugar de confrontación?”, se preguntó.

Rusia y Occidente mantienen posiciones encontradas en el conflicto sirio, donde Moscú apoya abiertamente al régimen de Damasco, denostado por los segundos. Las mismas potencias occidentales acusan a Moscú de apoyar a los rebeldes separatistas prorrusos del este de Ucrania en su lucha contra el poder prooccidental de Kiev.

En su intervención, Medvedev criticó en particular la política de la Unión Europea consistente en reforzar sus relaciones con varias ex repúblicas soviéticas, lo que según él ha creado “no un cinturón de amigos, sino un cinturón de exclusión”.

La asociación estratégica de la Unión Europea con Ucrania originó el conflicto abierto en este país en 2014, que vivió una rápida escalada con la incorporación de Crimea a Rusia, las sanciones occidentales contra Moscú y el congelamiento de numerosos espacios de diálogo. Medvedev señaló que “crear confianza es difícil”, mientras que el canciller Serguei Lavrov reclamó “un regreso a la cultura del diálogo”, y denunció “la moda de la rusofobia en ciertas capitales”.

Por su lado, el secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, afirmó que la alianza no quiere “una nueva guerra fría”, aunque su respuesta “debe ser firme” ante “una Rusia más afirmada, que desestabiliza el orden regional europeo”. El miércoles, los 28 países miembros de la Otan decidieron reforzar la “presencia avanzada” de la alianza en Europa del Este, con equipamientos pesados y tropas.

En un tono más incisivo, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, lanzó toda una salva de reproches a Rusia desde la tribuna en Munich. En ese sentido, descartó un levantamiento de las sanciones a Rusia al hilo de la crisis ucraniana, cuando ciertos países europeos, como Francia, desearían que se levanten este verano. “La elección para Rusia es sencilla: aplicar plenamente los acuerdos de Minsk (sobre Ucrania) o seguir enfrentando dañinas sanciones económicas”, explicó.

En respuesta, Lavrov acusó a Kiev de “encontrar excusas todo el tiempo para escapar a sus compromisos”, como la concesión de una mayor autonomía a las regiones orientales rusófonas.