Necrológicas
  • Rolinda Alvarez Ovalle
  • Ana María Velásquez Muñoz
  • José Casanova Carreño

Rusia y Siria entorpecen el acceso de inspectores a la zona del ataque químico

Por Agencias martes 17 de abril del 2018

Compartir esta noticia
73
Visitas

Un portavoz ruso afirma que podrán ir a Duma este miércoles, cinco días después de su arribo al país.

Tres días después de haberse desplegado en Damasco, el equipo de inspectores enviado por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (Opaq) seguía este lunes sin poder acceder a Duma, a una decena de kilómetros de la capital siria, donde el día 7 se denunció un ataque letal con gas tóxico.

El régimen sirio y sus aliados militares rusos, que controlan ese antiguo enclave rebelde desalojado por la oposición en Guta Oriental, alegaron razones de seguridad tras el bombardeo occidental de represalia contra centros de armamento sirios para retrasar el acceso de los investigadores internacionales.

Grupos relacionados con la oposición al Presidente Bashar Al Asad denunciaron el día 7 que un ataque químico lanzado por el régimen había causado al menos 40 muertos y varios centenares de intoxicados por la inhalación de gas cloro y gas sarín (agente nervioso). Las imágenes y testimonios que difundieron a través de las redes sociales, que mostraban a civiles con graves síntomas de asfixia, fueron consideradas consistentes por la Opaq para abrir una investigación.

Estados Unidos encabezó el pasado sábado un ataque de castigo lanzado junto con Francia y Reino Unido contra instalaciones sirias -supuestamente vinculadas al programa de armas químicas- tras analizar informes que apuntaban a un ataque con armas prohibidas. El embajador norteamericano ante la Opaq, Kenneth Ward, acusó ayer a Rusia y a Siria de estar bloqueando el trabajo de la misión internacional, y expresó sus sospechas de que Damasco y Moscú estaban intentando manipular las pruebas disponibles sobre el terreno. Fuerzas gubernamentales y policías militares rusos patrullan en las calles de Duma desde el pasado sábado, cuando los insurrectos de Jaish al Islam abandonaron el enclave tras una rendición pactada.

Frente a las condenas internacionales, rusos y sirios han insistido en que la denuncia del ataque químico en Duma es un montaje organizado por los llamados Cascos Blancos, socorristas voluntarios que operan en las zonas bajo control insurgente, y por asociaciones médicas en el exterior que prestan ayuda a los centros sanitarios en áreas rebeldes.

La misión de la Opaq está facultada para recoger muestras, interrogar a testigos y documentar pruebas de los ataques denunciados. Con la información recopilada, el organismo puede constatar que se utilizaron armas prohibidas contra combatientes y civiles, pero carece de atribuciones para atribuir la culpabilidad a alguna de las partes en conflicto.