Necrológicas
  • Beatriz Varillas Cusevich
  • Rafael Rodrigo Ramos Monckton

Trump lanzó su campaña para la reelección en su estilo: exaltando la economía y criticando a los medios

Por La Prensa Austral jueves 20 de junio del 2019

Compartir esta noticia
56
Visitas

Amparado por indicadores económicos positivos y confiado en la fidelidad de su partido, Donald Trump lanzó el martes en la noche, su campaña para la reelección con un acto masivo en Florida en el que desgranó reproches a la oposición y a los medios de comunicación, y en medio de una lluvia de autoelogios y frases laudatorias hacia su primer mandato.

“Nuestra economía causa envidia en todo el mundo porque es la mejor en la historia del país”, dijo Trump ante una reiterada ovación de sus seguidores que lo aplaudían en el Amway Center de Orlando, una ciudad en el centro de Florida, Estado que jugará un importante papel en las elecciones estadounidenses.

“Gracias Florida, esta es mi segunda casa”, dijo Trump al inicio luego de presentar a su esposa, Melania, quien lucía un llamativo vestido color amarillo, y al Vicepresidente Mike Pence y a su esposa. “Ningún otro gobierno ha hecho tanto en dos años y medio en toda la historia de Estados Unidos”, agregó. “El sueño americano es ahora mejor que nunca jamás”, completó.

En el masivo acto, el Mandatario trató de establecer una conexión entre las promesas de su primera candidatura y sus objetivos para un segundo periodo. Sus promesas de sacudir las instituciones son ahora más que un compromiso abstracto, aunque complicado por sus turbulentos primeros 29 meses en la presidencia.

Un ejemplo de ello fueron los pedidos de que construya el muro, en pancartas que portaban sus adherentes. “¡Lo estamos construyendo”, dijo Trump, quien el lunes había anunciado que piensa deportar a “millones de extranjeros ilegales” a partir de la semana próxima.

“¿Se pueden imaginar esas caravanas (de desplazados que llegan a la frontera) si no tuviéramos las barreras y muros que ya están en su lugar? Este país sería un desastre”, dijo Trump.

El magnate inmobiliario, que de manera sorpresiva capturó el Partido Republicano y la presidencia en 2016 como un “outsider” enfrentado al statu quo, ahora busca presentarse nuevamente como un político rebelde.

“Prometimos terminar con la clase política que se enriqueció con sus impuestos (…) y transferimos el poder de vuelta a ustedes, el pueblo orgulloso de Estados Unidos”, aseguró Trump, marcando esa línea argumentativa que parece un eje de su campaña futura.

“Nos enfrentamos al establishment político fallido y restauramos el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, vociferó el Mandatario en un video lanzado por su campaña el lunes. “Es el pueblo, ustedes son el pueblo, ustedes ganaron la elección”, agregó.

Ese tono populista fue el tema central de su aventura política inicial, cuando el empresario candidato atrajo a votantes desilusionados que se sentían perjudicados por la dislocación económica y los cambios demográficos.

Aunque él es el rostro de las instituciones que dice querer desafiar, los que llevan su campaña de reelección consideran que su versión del populismo, combinada con su lema de “drenar el pantano” lleno de corrupción y negociados, aún tiene eco, pese a los estrechos lazos de su gobierno con lobbies y empresas, y los intentos de la familia Trump de beneficiarse de la presidencia.

Lo cierto es que Trump lanzó su campaña a caballo de los frutos de una economía que atraviesa el ciclo expansivo más largo de su historia, con la mayor rebaja de impuestos desde la era de Ronald Reagan y con la fidelidad de amplios sectores de su partido.

Pero el proteccionismo de Trump y la guerra comercial que ha lanzado contra China, repercuten ahora en la base misma de su electorado y golpean en sectores claves de la economía. Todo sumado a los desplantes de Trump, a sus peleas con sus aliados, a la sarta de mentiras comprobadas con las que ha teñido su presidencia y a la falta de equilibrio estratégico global que ha deteriorado aún mas el prestigio del país.

Esto es lo que parecen mostrar los últimos sondeos. Mientras Trump se preparaba para encabezar el acto de lanzamiento de campaña para su reelección, se conoció una nueva encuesta que lo muestra por detrás de seis precandidatos demócratas a la Presidencia de Estados Unidos.

El sondeo de la Universidad de Quinnipiac difundido el martes, y realizado entre votantes de Florida -justamente el Estado elegido por el Mandatario para su primer acto como candidato a la reelección-, refleja que en una eventual carrera entre Trump y el ex Vicepresidente Joe Biden el republicano se ubica 9 puntos porcentuales debajo: el demócrata tendría un 50%, contra el 41% del actual Presidente.

Biden aún no ha sido nominado, pero se muestra como el que tiene mayores chances de representar finalmente a su partido. El otro gran favorito entre los demócratas, el senador por Vermont Bernie Sanders, obtiene en Florida el 48% de intención de voto contra 42% de Trump.

Pese al despliegue mediático que preparó para el lanzamiento de su campaña, ese mismo día, el principal diario de Florida, el Orlando Sentinel, anunció que no apoyaba la reelección del magnate. En un editorial, declaró: “Después de dos años y medio, hemos visto suficiente”.