Necrológicas

Trump mantiene la posibilidad de una candidatura independiente

Por Agencias sábado 8 de agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
21
Visitas

“No tengo tiempo para la corrección política”. Donald Trump dejó claro desde el primer minuto del primer debate entre los aspirantes republicanos a la Presidencia de Estados Unidos en 2016 que no está dispuesto a jugar bajo las reglas establecidas. Ni siquiera las del partido por el que quiere llegar hasta la Casa Blanca. Le cueste a quien le cueste.

La primera pregunta de la noche del jueves lanzada por los moderadores de la cadena Fox implicaba una declaración de lealtad a la formación conservadora. “¿Hay alguien en el podio que no esté dispuesto a comprometer su apoyo al candidato que resulte nominado por el Partido Republicano y que tampoco esté dispuesto a prometer que no intentará una candidatura independiente?”, fue la cuestión dirigida a todos los candidatos. Sólo Trump alzó la mano.

Con ese gesto, el empresario devenido en político se dejaba la puerta abierta a una candidatura independiente, una de las grandes pesadillas del Partido Republicano que es consciente de que lo que menos necesita es que se dividan los potenciales votos conservadores. Por si hubiera alguna duda, el moderador insistió: “Para que quede claro, señor Trump. Los expertos dicen que una candidatura independiente casi seguramente le daría casi con toda seguridad la victoria a los demócratas, probablemente a otro Clinton. ¿Y usted está diciendo que no puede hacer esa promesa?”.

“No voy a hacer esa promesa en este momento”, ratificó Trump. Su respuesta le ganó los primeros abucheos de la noche. Llegarían varios más.

Para asombro de propios y ajenos, el magnate inmobiliario llegó al primer cara a cara entre los candidatos republicanos liderando la intención de voto republicano en todas las encuestas.

Una tendencia que no sólo sus rivales presidenciales ven con inquietud. El propio Partido Republicano ha mostrado su desconcierto y preocupación ante la emergencia de un candidato que parece seguir sólo sus propias normas y que con sus insultos -a los hispanos, a los veteranos o a las mujeres- ha puesto de uñas a buena parte del electorado que la formación necesitará cuando, pasadas las primarias donde a menudo los sectores más conservadores tienen la palabra, llegue la hora de la verdad en la campaña nacional.

Pero si hay algo que más le preocupa al Partido Republicano que la emergencia de Trump dentro de sus filas, es que éste pueda decidir ir por su cuenta y presentarse como candidato independiente que les reste los tan necesitados votos frente al rival demócrata.

En la mente de todos los estrategas está el caso del independiente Ralph Nader, en quien muchos ven el responsable que el demócrata Al Gore perdiera las elecciones de 2000 frente al republicano George W. Bush, hermano de uno de los candidatos conservadores más sólidos en este nuevo ciclo electoral, el ex gobernador de Florida Jeb Bush.