Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría
Rex Tillerson, gerente de la petrolera ExxonMobil

Trump nombra a ejecutivo cercano a Putin como nuevo secretario de Estado

Por Agencias miércoles 14 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
36
Visitas

La designación de Tillerson debe ser ratificada por el Senado, que podría verse influido por las recientes
revelaciones sobre una supuesta interferencia de Rusia en las elecciones que marcaron el triunfo de Trump.

El Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer, y tal como se preveía, el nombramiento del empresario Rex Tillerson, director gerente del gigante petrolero ExxonMobil, para ser su secretario de Estado. Con el nombramiento de Tillerson, de 64 años, “los estadounidenses vuelven a tener un líder de clase mundial trabajando por ellos” y es además la “encarnación del sueño norteamericano”, describió Trump en una nota oficial.

“Su tenacidad, vasta experiencia y profundo entendimiento de las geopolíticas lo hacen una elección excelente para (el puesto de) secretario de Estado”, agregó el millonario estadounidense, que asumirá la Presidencia el 20 de enero.

De acuerdo con Trump, Tillerson es “uno de los más exitosos líderes empresariales y negociadores en todo el mundo”, y además pasó toda su carrera “protegiendo los puestos de trabajo de sus empleados”. Tillerson, siguió el magnate, “sabe como administrar una organización global y como navegar exitosamente la compleja arquitectura de los negocios mundiales y los diversos líderes extranjeros”. Al frente de la inmensa máquina diplomática que es el Departamento de Estado, Tillerson tendrá como prioridad la defensa “de los intereses estadounidenses” y ayudar a “revertir años de política externa equivocada que debilitaron la seguridad y la posición de Estados Unidos en el mundo”.

El nombramiento de Tillerson aún dependerá del voto de confirmación del Senado estadounidense. Sin embargo, dado que su nombramiento se conoce días después de denuncias sobre una supuesta interferencia de Rusia en las elecciones que marcaron el triunfo de Trump, la aprobación de Tillerson podría ser problemática precisamente por su proximidad con autoridades rusas, incluyendo el Presidente Vladimir Putin.

El “amigo” de Rusia

Ingeniero oriundo de la localidad de Wichita Falls en Texas, comenzó su larga carrera en la empresa petrolera en 1975 y en 2006 se convirtió en presidente ejecutivo. Se formó profesionalmente en el área de producción, pero pronto se vio forjando grandes acuerdos en la compañía que se encarga de explorar, comprar y vender petróleo y gas en distintas partes del mundo. A pesar de que su visión de la política externa es prácticamente desconocida y de su total inexperiencia en la política, su trabajo en ExxonMobil lo ha obligado a relacionarse con diversas autoridades y diplomáticos de múltiples naciones, algo que probablemente le ayudará a desempeñarse en su nuevo cargo.

Precisamente en esa labor es que participó de la administración de las operaciones en Rusia y el mar Caspio, incluyendo el consorcio que realizaba explotación de crudo en la isla Sajalín. Por su gestión en ese país, es considerado uno de los empresarios estadounidenses con mejores vínculos con las autoridades rusas y especialmente cercanas al Presidente Vladimir Putin. Ambos se conocieron tras la llegada del actual Jefe de Estado ruso al Kremlin en el año 2000, pero su relación fue coronada con un histórico acuerdo firmado en 2011 entre Exxon y la gigante rusa de energía Rosneft para realizar una exploración y perforación en el Artico ruso y en Siberia.

El acuerdo fue estimado inicialmente en 3.200 millones de dólares pero podría generar hasta 500.000 millones de dólares en ganancias según el tamaño de los descubrimientos. En 2013, el mismo Mandatario condecoró a Tillerson con la medalla de la Orden de la Amistad, galardón entregado originalmente por la Unión Soviética y que hoy premia a quienes han contribuido con el desarrollo económico o diplomático de Rusia.

No obstante, el negocio de la petrolera en el país europeo se vio congelado con las sanciones económicas impuestas por Washington a Moscú, luego de que ésta anexara la península de Crimea a territorio ruso en medio de las revueltas en Ucrania. Una medida sobre la cual Tillerson se opuso radicalmente.

No obstante, esas mismas relaciones están provocando inquietud entre algunos políticos del país norteamericano, que consideran problemáticos estos lazos. Aún más cuando su nombramiento surge 24 horas después de que se diera a conocer un informe de la Cia, en la que se asegura contar con “evidencia convincente” de que Rusia influyó en las elecciones presidenciales de EE.UU. a favor de Trump.

El reconocido senador conservador John McCain dijo el lunes a la red de televisión CNN que Putin “es un matón y un asesino, no veo como se puede ser amigo de un ex agente de la KGB”, refiriéndose a los vínculos de Tillerson con Rusia. Mientras, el también senador republicano Marco Rubio señaló que “ser un amigo de Vladimir no es una característica que yo espero de un secretario de Estado”. “Los rusos no son nuestros amigos”, advirtió en tanto el jefe de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Sin embargo, su proximidad con Putin y el Kremlin no es lo único que tiene nerviosos a los legisladores. El ejecutivo podría presentar, además, un conflicto de interés importante, ya que posee unos 150 millones de dólares en títulos de Exxon, cuya variación de precio dependería de las decisiones del Departamento de Estado que él mismo presidirá.

Finalmente, su falta de experiencia política también preocupa, puesto que en su nuevo rol tendrá que tratar temas especialmente conflictivos: deberá encargarse del acuerdo con Irán sobre su política nuclear; la aplicación de las sanciones a Rusia; administrar los desencuentros con China y el interminable conflicto en Siria.

Agencias