Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz
Estado palestino indignado con medida

Trump se dispone a declarar Jerusalén capital de Israel pese a las protestas

Por Agencias miércoles 6 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
66
Visitas

La decisión del Mandatario estadounidense rompería el consenso internacional y la posición histórica de EE.UU. de mantener el statu quo en la ciudad hasta que israelíes y palestinos acuerden la paz.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó ayer a su homólogo palestino, Mahmud Abás, para comunicarle su intención de trasladar la embajada estadounidense en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, informó el portavoz presidencial palestino, Nabil Abu Rudeina, añadiendo que el Presidente Abás advirtió sobre los peligros de trasladar la legación diplomática sobre el proceso de paz, la seguridad y la estabilidad en la región y el mundo.

“El Presidente reafirma nuestra firme posición de que no hay ningún Estado palestino sin Jerusalén Oriental como su capital, de acuerdo con las resoluciones de legitimidad internacional y a la iniciativa de paz árabe”, comunicó el portavoz.

La advertencia se suma a los avisos hechos en los últimos días sobre esa posibilidad, como la que hizo el asesor presidencial Nabil Shaath, de que traería “una violencia horrible”, o la decisión palestina de pedir una cumbre de urgencia de la Liga Arabe si esto sucediera.

Hoy, ningún país tiene su embajada en Jerusalén y el traslado de la sede diplomática estadounidense se entendería como el reconocimiento de la soberanía israelí sobre toda la ciudad, incluida la parte ocupada.

Ignoró recomendaciones

Tal como ha sucedido a lo largo de su mandato, Trump ha ignorado cualquier sugerencia o solicitud, actuando según su parecer. En este caso, su decisión de trasladar la embajada a Jerusalén causó numerosas reacciones negativas. Por ejemplo, el movimiento islamista Hamas, que controla la franja de Gaza, ya ha amenazado con una nueva Intifada, y la OLP ha calificado la medida como el “beso de la muerte” para la paz.

Del lado europeo, el Mandatario francés, Emmanuel Macron, intentó sin éxito frenar a Trump en una conversación telefónica en la que le recordó que “la cuestión de Jerusalén debería tratarse en el marco de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, aspirando a la creación de dos Estados que vivan juntos en paz con Jerusalén como capital”.