Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
Tras fallido golpe de Estado

Turquía declara el estado de emergencia durante tres meses

Por Agencias jueves 21 de julio del 2016

Compartir esta noticia
74
Visitas

En medio de una purga que ya afecta a más de 60.000 personas, el gobierno turco ha declarado el estado de emergencia durante tres meses para controlar la situación tras el fallido intento de golpe de Estado, y para garantizar la estabilidad económica, según ha anunciado el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Durante su intervención, el Mandatario ha explicado que la medida pretende combatir “la amenaza a la democracia”.

El Consejo de Ministros ha aprobado el estado de emergencia bajo recomendación del Consejo de Seguridad Nacional, que ha mantenido esta tarde una larga reunión. La medida, regulada por el artículo 120 de la Carta Magna, impone severas restricciones a derechos constitucionales como la libertad de movimiento, la de reunión y la de expresión. Permite imponer toques de queda e impedir el tráfico o el paso por determinados lugares a voluntad de los encargados de su aplicación en cada provincia, habitualmente los delegados del gobierno. Además permite hacer registros sin autorización judicial previa y obliga a las personas que quieran trasladarse a diversos puntos del país a solicitar un permiso especial.

Durante estos tres meses, las autoridades tendrán potestad de prohibir o censurar publicaciones de prensa, radio, televisión y actuaciones culturales, como obras de teatro o películas. La importación de todo tipo de publicaciones y obras producidas fuera de la zona donde rige el estado de emergencia -en este caso, toda Turquía- quedará sujeta a autorización previa. Además, los trabajadores podrán ser despedidos sin tener en cuenta los convenios laborales, excepto en condiciones especiales.

“Como comandante en jefe, limpiaremos junto a nuestros soldados todos los virus de las Fuerzas Armadas”, ha dicho Erdogan durante su intervención.

Anteriormente, el Presidente turco había afirmado, en una entrevista con la cadena Al Yazira, que países extranjeros podrían estar involucrados en el golpe de Estado fallido.

Las organizaciones de derechos humanos y hasta la Onu han mostrado su “alarma” por lo que está ocurriendo en Turquía y exigen que se respeten los procedimientos legales en la investigación sobre el golpe. Una de las últimas víctimas ha sido la revista satírica Leman, cuyo número especial sobre el golpe de Estado fue secuestrado por la policía antes de salir de imprenta.