Necrológicas
  • Luis "Luchito" Mansilla Cárcamo
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica

Un ex empleado mata a cinco personas en una tienda de Orlando y se suicida

Por Agencias martes 6 de junio del 2017

Compartir esta noticia
146
Visitas

Un tiroteo en una tienda de un polígono industrial de Orlando (Florida) ha dejado seis muertos este lunes en torno a las ocho de la mañana hora local. Entre ellos está el tirador, John Robert Neumann Jr., un antiguo empleado que se suicidó tras cometer el ataque, según la policía del condado de Orange. Las autoridades han definido el suceso como “un trágico incidente”. “No ha tenido nada que ver con actividades terroristas”, ha aclarado el sheriff. El agresor, de 45 años, era un “ex empleado descontento” despedido en abril.
Cuatro de sus víctimas -tres hombres y una mujer- murieron in situ y otro hombre falleció al llegar al hospital. Las víctimas son Robert Snyder, 69 años, Brenda Montanez-Crespo, 44, Kevin Clark, 53, y Jeffrey Roberts, 57. Falta por conocerse la identidad de una más.
En la tienda Fiamma, una empresa dedicada a la venta de toldos para caravanas, se encontraban otros siete empleados que no resultaron heridos. Neumann fue disparando por distintas partes de la tienda con una pistola. También llevaba un cuchillo, pero no se ha confirmado si lo utilizó. El sheriff ha dicho que eligió a sus víctimas: “Una de las supervivientes contó que la apuntó con la pistola y le dijo que se fuera”. El tiroteo se inició a las 8.03 y en dos minutos, afirman las autoridades, llegaron agentes. Cuando entraron el tirador ya se había suicidado.
El asesino, un ex militar que dejó el Ejército en 1999, había sido acusado en 2014 de hostigar a otra persona en el trabajo pero entonces no se presentaron cargos contra él. Tenía, además, un breve historial delictivo limitado a un arresto por conducir ebrio y a cargos menores relacionados con drogas.
Shelley Adams, hermana de una de las trabajadoras de la tienda, ha contado a los medios que su hermana estaba en el baño cuando empezó a escuchar tiros. Sobrevivió. Al salir vio a un hombre tirado en el suelo. Por teléfono, le dijo a su hermana: “Mi jefe está muerto”.
“Dios puso su mano sobre ella”, añadió Shelley Adams.
El gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, definió en un comunicado lo sucedido como “un acto de violencia sin sentido”.
El suceso ocurre justo a una semana del primer aniversario del asesinato de 49 personas a manos de un tirador en el club nocturno gay Pulse, también en Orlando, el 12 de junio de 2016. Esa fue la mayor matanza en Estados Unidos desde el 11-S. El tiroteo de este lunes ocurrió en la calle Forsyth, a 15 kilómetros de la discoteca Pulse.