Necrológicas

Víctimas del fundador de los Legionarios de Cristo exigirán reparación al Estado mexicano

Por Agencias martes 24 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Tras más de una década de lucha legal infructuosa para encontrar justicia, ocho víctimas del sacerdote Marcial Maciel acudirán en enero a las autoridades mexicanas para exigir la reparación por los abusos cometidos por el fundador de los Legionarios de Cristo, la congregación católica que ha admitido a través de un informe interno hecho público el fin de semana, que el cura abusó sexualmente de al menos 60 menores.

Las víctimas -la mayoría de ellas personas mayores de 80 años- acudirán a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (Ceav) del gobierno de México para que se pronuncie sobre estos casos de abuso y determine los grados de afectación de cara a lograr reparaciones por lo que consideran daños morales cometidos por Maciel.

México aprobó en 2012 una Ley General de Víctimas, que obliga al Estado a dar asistencia y protección y reparar a quienes hayan sufrido violaciones a sus derechos humanos o sean víctimas de violencia. Bajo ese paraguas legal es la Ceav el organismo encargado de atender las denuncias, dar seguimiento a los casos y gestionar la reparación a las personas afectadas.

Para el ex sacerdote Alberto Athie, uno de los primeros en denunciar los abusos sexuales de Marcial Maciel, ha habido una complicidad de parte del Estado mexicano en relación con la impunidad que afecta a las víctimas de pederastia clerical.

“La reducen a abusos sexuales y dejan de lado todo lo que implica: sí, depredadores sexuales de niños y niñas, pero también el encubrimiento, porque todos los casos han sido encubiertos y protegidos”. El caso de Maciel, agrega, “es emblemático, porque lo protegió su congregación mintiendo y descalificando a las víctimas, hasta que ya no tuvieron la oportunidad de hacerlo. Y todo con el apoyo del Vaticano. Desarrollaron todo un mecanismo de protección y encubrimiento que permitió que estas personas siguieran abusando de niños y niñas”.

La Iglesia Católica mexicana también ha criticado el informe de los legionarios. En un mensaje pronunciado en Monterrey, al norte del país, Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (Cem), dijo que el informe es incompleto y que “llega tarde”.

Para el arzobispo “es inexplicable que esta historia delictiva no se haya dado a conocer en más de 70 años” y dijo que hay un “silencio delictivo muy grave” que involucra “a las autoridades en el Vaticano, los gobernantes que tuvieron noticias de éstos, los mismos miembros de la Legión que no informaron o que no les permitieron informar”.

El informe de los Legionarios llega en medio del estallido del caso Fernando Martínez en México, un sacerdote que abusó de al menos seis víctimas y al que la congregación encubrió durante 50 años.