Necrológicas
  • Alicia Noelia Quelín Andrade
  • Rosenda Tapia Oyarzún
  • César Gallardo Hijerra
  • Tegualda Pascuala Paillán Cheuquepil

“Aós nos pidió perdón por las faltas de la Iglesia”

Por Agencias sábado 13 de abril del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

El administrador apostólico de la Arquidiócesis de Santiago, Celestino Aós, se reunió con los tres denunciantes de Fernando Karadima -James Hamilton, Juan Carlos Cruz y Juan Andrés Murillo- luego de retornar este mismo viernes a Chile tras su viaje de 10 días a Roma.

El religioso llegó en la mañana a la Fundación para la Confianza para la reunión que se extendió por cerca de una hora, de la cual se retiró en toral silencio.

Quienes sí hablaron fueron sus interlocutores, que agradecieron la reunión, marcando la diferencia en la relación que tuvieron con los arzobispos eméritos Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati.

James Hamilton valoró que Aós les haya pedido perdón por el actuar de la Iglesia en su caso.

“Resaltar que lo primero que hizo el administrador apostólico fue pedirnos perdón por las faltas cometidas por la Iglesia y no sólo las faltas, sino que la falta de acogida y la falta de responsabilidad”, dijo Hamilton.

En tanto, José Andrés Murillo aseguró respecto al informe Scicluna que el Estado posee información suficiente sobre los casos en la iglesia.

“El Estado de Chile tiene muchísimo más información que lo que hay en el informe Scicluna y no creo que sea el momento de sacarse los balazos con lo que está o no ahí, aquí hay acciones que tienen que tomar”, manifestó.

Además, Hamilton, Murillo y Cruz dijeron que le agradecieron a Aós la decisión de no apelar el fallo de la justicia que ordenó el pago de una indemnización de 300 millones de pesos.

En una entrevista en Europa, Celestino Aós, admitió que en la Iglesia hubo mentiras para preservar su buen nombre.

“Las preguntas que me hago son para entender la dimensión real de los hechos. Reconocerlos y mirar a la verdad de frente, sólo eso nos liberará. Hay que preguntarse cómo es posible que hayamos llegado a esta situación sin justificación, aunque sea un ejercicio que en el pasado se hiciese con mentiras para tratar de preservar el buen nombre de la Iglesia”, señaló al diario El País.