Necrológicas
  • José Alfredo Bristilo Díaz
  • Carlos Quijada Agurto
  • María Eugenia Soto Oyarzún
  • Julieta Poblete Ketchum
  • Yolanda Gloria Paredes Bahamonde

Clínicas privadas pueden ser objetoras de conciencia pese a convenios con el Estado

Por Agencias viernes 7 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
72
Visitas

El Tribunal Constitucional acogió el requerimiento presentado por Chile Vamos respecto al reglamento de aplicación de la ley que despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales.

El TC revirtió el pronunciamiento que había hecho la Contraloría, y determinó que las clínicas privadas pueden negarse a realizar abortos pese a que mantengan convenios con el Estado.

Según el informe inicial del Ministerio de Salud eran 87, pero finalmente son seis los casos concretos en que existe un convenio con el Estado, se reciben recursos y donde la Contraloría las había dejado fuera de la objeción de conciencia.

Las seis instituciones involucradas son la Clínica Oncológica Arturo López Pérez, el Hospital Clínico de la Universidad de Chile, el Parroquial de San Bernardo, el Hospital San Francisco de Pucón, el Hospital Padre Bernabé de la Lucerna de Panguipulli y la Clínica de Puerto Varas.

La Contraloría fue la única que defendió los argumentos porque el Gobierno no asistió a los alegatos.

La Moneda había decidido no alegar y cuando envió el documento de 80 páginas se cuadró con los argumentos de los parlamentarios del oficialismo de que el principio de objeción de conciencia está por sobre cualquier otra cosa y es un derecho constitucional.

Desde el Ministerio de Salud, emitieron un comunicado en que aseguran que ya tomaron “conocimiento de la votación del Tribunal Constitucional (TC), en la cual acoge los requerimientos de inconstitucionalidad recaídos sobre el reglamento que regula la objeción de conciencia en materia de interrupción voluntaria del embarazo”.

Según la declaración, el escrito presentado por Chile Vamos buscaba que el TC declarara inconstitucional el artículo que “fue incorporado al documento en virtud de los dictámenes Nº 11.781 y 24.216 de la Contraloría General de la República”.

“Como es de público conocimiento, los dictámenes del organismo contralor son mandatorios para los funcionarios públicos. En consecuencia, este Ministerio se vio en la obligación de seguir lo indicado y añadir la señalada norma dentro del reglamento”, asegura la comunicación.

“Este Ministerio acatará el fallo, de manera que una vez conocida la sentencia, adoptará todas las medidas que sean necesarias para implementar lo resuelto”, finalizaron.

La votación fue de ocho contra dos para autorizar la objeción de conciencia de las clínicas.

Oposición buscará revertir en el Congreso el fallo del TC

La oposición buscará corregir en la Cámara de Diputados el fallo del Tribunal Constitucional (TC) por el reglamento de objeción de conciencia, que determinó que las clínicas privadas con convenios del Estado pueden declararse objetoras de conciencia.

El presidente de la Comisión de Salud, el diputado Juan Luis Castro (PS), se manifestó molesto y anunció que repondrá un proyecto de su autoría para restringir a las clínicas que tienen convenios con el Estado.

“Esto es un balde de agua fría para miles de mujeres en Chile. La letra chica y la controversia por el reglamento, que es la llave de aplicación de las leyes, hace que por primera vez un gobierno en Chile no defienda su propio reglamento y además lo deje caer estrepitosamente”, cuestionó Castro.

Según el parlamentario, ni “el Presidente Piñera ni el Gobierno nunca tuvo interés en que hubiera una separación clara entre quienes reciben dineros del Estado siendo ellos clínicas privadas o Isapres, y a la vez se niegan a acatar una ley de la República”.

“Con este fallo, que debe tener contenta a La Moneda y a Chile Vamos, lo que se hace es darle la espalda a las mujeres en Chile”, agregó.

Desde el Colegio de Matronas, su presidenta Anita Román, aseguró que la decisión es un claro retroceso.

En tanto, desde el oficialismo, la Udi respondió a las críticas y manifestaron que no se estaba objetando el aborto sino la posibilidad de que las clínicas pudieran aludir a la objeción de conciencia.