Necrológicas
  • Pedro Efraín Díaz Frías
  • Mirta Simeone Miranda
  • Santos Doimo Vargas Vargas
  • Maudelina Ancar Paillacar
  • Nelson Fuentes Jara
  • Oriana Yutronic Puelma
  • Danissa Oyarzo Avilia

Condenan por torturas a carabinero que pidió matrimonio en terminal de buses

Por Agencias lunes 16 de septiembre del 2019

Compartir esta noticia
1.185
Visitas

Junto a la histórica condena en contra del carabinero Francisco Arzola, conocido como el “Paco Nazi”, la justicia dio ocho años de cárcel para el uniformado Rodrigo Muñoz, quien se hizo conocido luego de que pidiera matrimonio a su novia en pleno terminal de buses.

Muñoz fue declarado culpable por el delito de torturas ocurridas al interior de la 21 Comisaría de Estación Central. De acuerdo al fallo, allí Arzola y Muñoz sometían a diversos tormentos a comerciantes ambulantes del Barrio Meiggs, informó Cooperativa.

En agosto pasado, el cabo Muñoz se hizo conocido luego de pedir matrimonio en el terminal San Borja de Estación Central. El caso fue cuestionado debido a que utilizó tres patrullas de la institución, utilizando recursos para fines personales.

Tras conocerse la condena, en conversación con 24 Horas, el aún funcionario sostuvo que el matrimonio debió ser suspendido “por un tema de costos por la defensa”, ya que Muñoz aseguró que buscará revertir la condena y “demostrar que soy inocente“.

En específico, dijo, “me culpan de haber golpeado a uno de ellos con los puños y patadas en el cuerpo, golpes con el bastón de servicio y el certificado de lesiones dice erosión y rasguños en el cuello. Nada cuadra”.

Consultado de por qué creía que se les acusa de tortura, Muñoz afirma que “fue planeado por ellos mismos (las víctimas), quieren que el actuar de Carabineros cambie. Una víctima aparece declarando que apoyen al comerciante ambulante (…) Es una situación que se está saliendo de las manos”. Y respecto de su compañero de labores, Francisco Javier Arzola, alias El Nazi, aseguró que “su forma de ser era profesional”.

Muñoz, manifiesta que se encuentra “anímica y sicológicamente mal” por esta situación, reiterando que “me están inculpando de algo que no fue. Yo tengo vocación de servicio, me gusta lo que hago. Yo sigo activo y sigo con el apoyo del mando”.