Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Peter Eladio Frías Gómez
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • María Patricia Vargas Fuentes

Contaminación en Quintero: denuncian otro “potencial” conflicto de interés de Schmidt

Por La Prensa Austral lunes 10 de septiembre del 2018

Compartir esta noticia
661
Visitas

Los diputados por Valparaíso, Diego Ibáñez (FA) y Daniel Verdessi (DC), sumaron una nueva arista en sus denuncias por supuesto conflicto de interés contra la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt.

Como se sabe, ambos parlamentarios ya habían presentado, el pasado 30 de agosto, un requerimiento relacionado con la empresa del rubro químico, Oxiquim, ya que el presidente del directorio, Fernando Barros, tiene un vínculo de amistad con el marido de la ministra, lo que, a su juicio, debía ser investigado.

Y ahora, los parlamentarios anunciaron el inicio de un investigación relacionada con la empresa de combustibles Enex, también supuestamente vinculada a la autoridad, por ser esta perteneciente al Grupo Luksic, propietarios de la revista Capital, medio de comunicación donde Schmidt también se desempeñó laboralmente.

Los diputados consideran relevante que ambos casos se investiguen en el contexto de los episodios de contaminación en Quintero, ya que estas empresas también operan en esta llamada “zona de sacrificio”.

“Nosotros desde un principio pensamos que (los trabajos anteriores de Schmidt) iban a arrojar algún tipo de complicación a propósito de la tarea medioambiental. Que haya prestado servicios a Luksic efectivamente es un elemento. Ahora estamos evaluando bien la intensidad de ese vínculo en función de las normas de probidad”, indicó a Emol el diputado Ibánez.

“Estamos dándole una vuelta para ver qué tan fuerte es esta potencialidad para configurar conflicto de interés y ahí estamos encontrándonos con algo medio complejo: La ministra trabajó para Revista Capital y Luksic después adquiere la firma de Shell”, agregó el parlamentario.

El requerimiento presentado por Ibáñez y Verdessi tiene el objeto de esclarecer mediante una investigación el principio de probidad y potencialidad respecto de la titular de la cartera de Medio Ambiente.

Además, el diputado del Frente Amplio advierte otra posible dificultad en el proceso de la investigación de las empresas responsables de la intoxicación de habitantes.

“La superintendencia de Medio Ambiente tiene un vínculo bien extraño administrativamente con el Ministerio, hay una súper vigilancia pero no hay autonomía total, por lo tanto, esa es la cuestión que nos complica porque es la superintendencia la que finalmente investiga”, dijo Ibáñez.

“La superintendencia es la que tiene la potestad y la competencia jurídica para establecer algún tipo de investigación”, pero según Ibáñez, el principal problema es que de los 203 funcionarios que tiene el ente sólo tres son de la región de Valparaíso, por lo que el trabajo en las empresas del lugar contaminado se haría dificultoso.

“Están imposibilitados físicamente para estar en el momento y con la estructura necesaria para identificar un responsable (en la contaminación de Quintero), ese es el gran problema”, sostuvo el diputado.

No obstante, para los parlamentarios lo principal es dilucidar lo antes posible cuál va a ser el rol de la ministra, “políticamente, cuál va a ser su ubicación en la tramitación de los proyectos energéticos y cuál va a ser su rol en la agenda pre inversión”.

En esa línea, manifestó “que fue un error político poner a la ministra en esta cartera que es muy sensible y que cada vez toma más relevancia”.

Finalmente, los parlamentarios opositores señalaron que quedarán a la espera de la resolución que tome la Contraloría respecto a los supuestos vínculos empresariales de la ministra, para decidir si se va a llegar a una instancia mayor, como una interpelación contra la autoridad ministerial.