Necrológicas
  • Raúl Bustamante Alvarez
  • Emilia Barrientos Sierpe

Encuentran muerto a mochilero chileno desaparecido en Sudáfrica desde el 25 de septiembre

Por Agencias domingo 21 de octubre del 2018

Compartir esta noticia
967
Visitas

Tras casi un mes de búsqueda fue encontrado sin vida el cuerpo del joven chileno Slavko Yaksic Besoain, quien desapareció el 25 de septiembre cuando se encontraba en la provincia sudafricana de Kwazulu.

Su padre, quien llegó el jueves a Sudáfrica para encabezar las labores de búsqueda, confirmó el hallazgo del cuerpo del joven de 29 años, informó Ahora Noticias.

En tanto, el organismo sudafricano de búsqueda de personas desaparecidas, IRS Forensic Investigation, confirmó que “desgraciadamente el cuerpo de Slavko Andro Yaksic Besoain se encontró en un depósito de cadáveres en Kwazulu-Natal y su padre lo identificó positivamente”.

El padre del joven contó a Emol que “el cuerpo fue encontrado el día sábado 13 de octubre, por un transeúnte, al sentir olor de cuerpo descompuesto, en las afueras de Ladysmith. Ahí fue trasladado a la morgue local. Tenía una data de muerte que se sitúa el día 28 de septiembre… No existe ninguna duda que el cuerpo encontrado corresponde a Slavko”. El comunicado agrega que “el cuerpo tenía una data de muerte que se sitúa el día 28 de septiembre” con signos de haber sido víctima de un asalto y luego apuñalado en el plexosolar.

Viaje sin retorno

El 2 de agosto Slavko Yaksic, oriundo de Osorno, llegó a Sudáfrica junto a su polola para mochilear en la zona. Estaba programado que los dos regresaran a Chile el 10 de septiembre, sin embargo ese vuelo sólo lo tomó su novia, ya que Slavko quiso prolongar su estadía un mes más.

Durante el resto de los días, se mantuvo en constante comunicación con su familia fotografiando cada lugar que visitaba, con un mensaje. Hasta el 24 de septiembre, que fue el último día que la familia supo de él.

“Estuve un par de días en una comunidad cristiana que recibe gente en situación de calle y con problemas de adicción. Me aceptaron unos días. Me hizo muy bien”.

Ese fue el último mensaje que envió Slavko a sus padres antes de emprender rumbo a Bergville el 25 de septiembre. Y de acuerdo a los últimos antecedentes que manejaba la familia “la última persona que vio a “Kako” (como le decían sus cercanos), el 1 de octubre en Dundee fue Dillon Ryan quien informó que se había cortado el pelo y afeitado. Esto fue corroborado por el Pastor Peter de Melusi”.

Tenía programado visitar a unos amigos sudafricanos el 7 de octubre, tres días antes de abordar su vuelo que lo regresaría a Chile. Sin embargo, ninguno de esos planes los pudo concretar, ya que el 10 de octubre, cuando debía subirse al avión para regresar a nuestro país, no hizo el check-in y tampoco abordó el vuelo.

Fue ese momento en que la familia levantó una alarma y se contactó con autoridades sudafricanas. Sus padres denunciaron el caso ante la policía de Johannesburgo el 11 de octubre e inició una campaña de búsqueda del joven por redes sociales.

El hallazgo del cadáver se realizó a 53 kilómetros de Bergville, zona donde había dicho que llegaría luego de su estadía en la comunidad cristiana.

Junto a su cuerpo se hallaron su identificación, su tarjeta de crédito y pertenencias que demostraban que estaba acampando, sin embargo le habían robado su mochila, celular y pasaporte.

“Slavko era un adulto, responsable e inteligente, lo que pasó son cosas que pasan a diario a miles de familias en todo el mundo y nosotros somos parte del mundo, por lo cual corresponde que nos pueda haber pasado”, declaró el padre.

Según explicó, se encuentra en coordinación con la aerolínea Latam para regresar a Chile junto al cuerpo cremado de su hijo el domingo 28 de octubre, luego de hacer los trámites de devolución de cuerpo e inscripción del fallecimiento en el Consulado de Chile en Pretoria.

“Hoy la búsqueda terminó y mi Ninja Valiente se encuentra en el viaje más importante. Nos deja un enorme vacío como familia pero tenemos un ángel mirándonos desde el cielo y muchas enseñanzas de vida”, escribió la prima de “Kako”, Fernanda Fuentes Besoain.