Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Ex Presidente Lagos advierte: “Yo no sé si el país aguanta año y medio con esta crisis”

Por Agencias viernes 29 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
695
Visitas

“Combatir la colusión, la corrupción, los abusos, los privilegios al día de hoy ya no es una agenda de derecha ni de izquierda, sino que responde a la necesidad de llamar a un gran encuentro nacional de todos -sí, de todos- para recuperar la confianza”, propuso el ex Presidente Ricardo Lagos, en conversación con el columnista Héctor Soto para una entrevista que fue publicada ayer en La Tercera.
A juicio del ex Mandatario, el país está viviendo “la peor” crisis política e institucional “desde que tengo memoria”, dejando “aparte, por cierto, el quiebre de nuestra democracia el año 1973”.
“Lo que hay acá es una crisis de legitimidad asociada a una crisis de confianza. La ciudadanía no está confiando ni en las instituciones ni en los actores políticos”, remarcó el ex Jefe de Estado.
En ese sentido, dijo que “la crisis ahora es institucional. No porque las instituciones hayan dejado de funcionar. Lo que pasa es que están perdiendo legitimidad. Y esto tiene que ver con la reacción de la ciudadanía ante la institución presidencial, ante el Parlamento, ante los jueces… Y no hablemos de los partidos políticos”.
“Estamos todos cuestionados, cualesquiera sean nuestras posiciones y cargos. Es cosa de verlo. Las colusiones lastimaron mucho al sector privado. Es difícil no hablar de captura del aparato del Estado cuando en algunas reparticiones las jubilaciones se arreglan con mañas. La Iglesia, que era parte de la reserva moral del país, quedó golpeada a raíz de los abusos. Y no hablemos de lo ocurrido en el fútbol, justo cuando estábamos celebrando los triunfos de La Roja”, reparó el ex Presidente.
A continuación, Lagos preguntó: “¿En quién confiar? ¿Desde dónde hay que comenzar a reconstruir?” y responde: “Combatir la colusión, la corrupción, los abusos, los privilegios al día de hoy ya no es una agenda de derecha ni de izquierda, sino que responde a la necesidad de llamar a un gran encuentro nacional de todos -sí, de todos- para recuperar la confianza”,
“La crisis es muy severa. Oí decir que tal vez el próximo Parlamento, que ya no será elegido bajo el sistema binominal, pueda resolver esto. Me parece atendible. Recuerdo lo que hicieron las cortes españolas cuando se autodisolvieron en plena transición, con Adolfo Suárez a la cabeza, planteando que la próxima legislatura iba a tener atribuciones para disponer de una nueva Carta Fundamental. Como en Chile no cabe la autodisolución, eso significa tener que esperar año y medio, y yo no sé si el país aguanta año y medio con esta crisis. Lo cual no obsta a que se seguirá haciendo política del día a día, a pesar de la persistencia del complejo cuadro que yo veo”, advirtió.
Luego, el columnista le plantea: Precisamente porque la ciudadanía lo percibe, y porque advierte un vacío objetivo de liderazgo, es que la campaña presidencial se está anticipando y tanto su nombre como el del Presidente Piñera comienzan a imponerse en la escena política, más allá de que efectivamente ustedes vayan a ser candidatos…
Al respecto, Lagos contestó: “En el caso de Piñera, pienso que incide mucho el hecho de que se acortara el período presidencial a cuatro años. Los Presidentes perciben que les quedan muchas tareas pendientes y por eso tratan de volver. Aunque él diga que aún no lo ha pensado, somos varios los que creemos que él lo pensó incluso antes de abandonar La Moneda. Yo, en cambio, goberné por seis años y me fui con la sensación de que había sido suficiente. Las actividades que comencé a hacer después, pensando que los ex Presidentes pueden ser figuras un poco molestas en el país, estuvieron enfocadas básicamente al exterior. Nada de lo que he hecho ha sido pensando en volver al poder”.
Respecto al vacío de poder, el ex Presidente apuntó que “pareciera haber”, agregando que “es cierto que hay quienes creen que yo podría estar en condiciones de enfrentar la elección, pero yo prefiero esperar a que se decanten los hechos antes de andar haciendo conjeturas y supuestos”.
“No hemos conversado formalmente el tema. Mi familia consideró que con mi Presidencia ya habíamos cumplido una suerte de servicio militar. Lo pasaron mal. A ninguna familia le gusta que a uno de los suyos lo traten mal cuando lo quieren un poco. Es duro para ellos entrar a algunas redes sociales muy populares -especialmente anónimas- donde a mí me atacan con saña”, concluyó.

Agencias