Necrológicas
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

Familia acusa que militar pasó dos días muerto en un regimiento y el Ejército no lo notó

Por La Prensa Austral miércoles 12 de junio del 2019

Compartir esta noticia
499
Visitas

Una mujer denunció que su hijo militar se quitó la vida al interior del Regimiento de Logística Nº3 Limache, en la comuna de Renca, y permaneció dos días muerto en el lugar sin que el Ejército se percatara de lo sucedido.

Héctor Bryan Erices Carrasco, de 23 años, era cabo segundo y había estudiado finanzas en la Escuela Militar, pero se desempeñaba como almacenero en la referida unidad.

Según su familia, llevaba cerca de un año en este puesto, que no le gustaba, lo que le había gatillado una depresión. El viernes 7 de junio perdieron contacto con él.

“No lo buscaron”

La madre del joven, Soledina Carrasco, dice que se comunicó con el regimiento, pero no la tomaron en cuenta e incluso le dieron información incorrecta.

“Dijeron que él se retiró a las 15,30 horas del viernes, que habló con la guardia, luego con un sargento, con un teniente; nunca estuvo en el Regimiento (el fin de semana), según ellos”, relató a Cooperativa.

Dada su preocupación ante la ausencia de noticias, la familia inició una búsqueda primero por redes sociales y, en paralelo, estampó una denuncia por presunta desgracia ante la policía uniformada.

“Cuando llama Carabineros (al Regimiento), confirman (desde el Ejército) que mi hijo estaba en el sur con su papá, pero no estaba allá. (En realidad) no lo buscaron”, sostiene Carrasco, que el domingo 9 de junio viajó de Paine a Renca.

Sólo entonces “me llaman y me dicen que mi hijo estaba fallecido dentro del Regimiento”, cuenta entre sollozos.

La familia Erices Carrasco sostiene que no poder desempeñarse en el área de finanzas, que había estudiado, le gatilló a Héctor una depresión que lo llevó a atentar contra su vida.

Hasta entonces, en todas las horas previas, “me llamó el sargento, el teniente, el mayor y me aseguraron que mi hijo no estaba allí, cuando fueron incapaces siquiera de revisar el lugar en donde él trabajaba”, precisa Soledina Carrasco, para quien “el Ejército tiene toda la responsabilidad, (porque) era tan simple como dar la orden y decir: ‘Búsquenlo’”, y se había conocido inmediatamente la verdad de lo sucedido.

Orden de búsqueda tardó en ejecutarse

Un soldado de la misma unidad del cabo segundo Erices -quien pidió resguardar su identidad- relató a Cooperativa que el mismo viernes 7 “llegó un documento en el que se autorizaba para revisar todas las dependencias del regimiento”, pero no fue ejecutado.

“El papel llegó el viernes y no lo sacaron altiro de la comandancia; lo sacaron el día de la guardia (domingo). El suboficial con el oficial de guardia retiraron el documento y lo fueron a ver… Entraron a las oficinas y no había nada, pero cuando entran a la oficina de abastecimiento estaba (Héctor Erices) colgado, desde el día viernes cuando se había matado”, afirmó.

El cuerpo del joven militar fue retirado por su familia desde el Servicio Médico Legal y sus restos están siendo velados en la sede vecinal de la Villa Altos de Cantillana. Posteriormente serán sepultados en el cementerio de Paine.

Sumario e investigación

El Departamento de Comunicaciones del Ejército confirmó que, tras el hallazgo del cuerpo “al interior de las dependencias de la unidad, activó los protocolos establecidos” y denunció el hecho “a Carabineros de Chile, quienes concurrieron a la unidad y adoptaron el procedimiento legal correspondiente”.

“La institución ha tomado contacto con la familia del cabo Erices Carrasco (Q.E.P.D.) y le ha ofrecido el apoyo social y espiritual para enfrentar este lamentable hecho”, indica.

Asimismo, “se han entregado los antecedentes en torno a este lamentable incidente a la Fiscalía Militar y, de manera paralela, se ha dispuesto iniciar una investigación sumaria administrativa que permita esclarecer los hechos ante esta lamentable situación, que enluta a la familia del clase y al Ejército de Chile”, versa el documento.