Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Familiares de ejecutados políticos destacan condena a Cheyre

Por Agencias sábado 10 de noviembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
301
Visitas

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (Afep), Alicia Lira, se refirió que tras la condena impuesta al ex comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre, en el marco del Caso Caravana de la Muerte, el general del “nunca más” a las violaciones a los derechos humanos.

Este viernes el ministro en visita Mario Carroza impuso una pena de tres años y un día de libertad vigilada a Cheyre por el encubrimiento del homicidio calificado de 15 prisioneros políticos del Regimiento Arica, en el marco del episodio La Serena del caso, ocurrido en 1973 justo después del golpe militar.

“Que este personaje, que es un personaje siniestro, inteligente, que se blanqueó en los gobiernos de la Concertación”, sea condenado, “hoy día queda claro que nunca fue el comandante del ‘nunca más'”, expresó Lira.

En 2004, cuando estaba al mando de la institución castrense, Cheyre aseguró en una columna que no justificaba las violaciones a los derechos humanos cometidas en la dictadura, respecto a las cuales el Ejército “ha hecho y seguirá haciendo esfuerzos concretos para que nunca más vuelvan a repetirse”.

Asimismo, mediante su cuenta de Twitter, Lira consideró que la condena es una “burla” hacia los familiares de las víctimas y, ante esta “justicia a medias”, llamó a los parlamentarios a “legislar más que nunca” los delitos contra los derechos humanos,

Por su parte, Maya Jordán, hermana de Jorge Mario Jordán, uno de los ejecutados en el Regimiento Arica, valoró que “al fin se está haciendo justicia”.

Sin embargo, “realmente igual considero que debería haber sido mucho más” dura la pena, porque “casi se han muerto nuestros padres y muchos familiares sin poder llegar a tener siquiera un poquito de justicia”.

En tanto, el abogado querellante Cristián Cruz comentó que Cheyre, “aquel que ha sido protegido por la democracia, aquel que fue protegido por el Ejército y por los poderes, un tribunal de la República ha dicho que es culpable, que participó en la ejecución de 15 chilenos”.

Junto a Cheyre, otros 10 militares en retiro fueron condenados por homicidio calificado, como cómplices o encubridores a penas de entre tres y 15 años, en el marco de esta arista.

Defensa de Cheyre

La defensa del ex comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre anunció la impugnación de la sentencia resuelta por el ministro en visita Mario Carroza.

“Vamos a demostrar su inocencia y que esa ni ninguna otra pena, que son todas por lo demás injustas, le van a hacer impuestas en definitiva”, aseguró el abogado Jorge Bofill ante los medios.

Asimismo, mediante una declaración pública, el letrado insistió que “el general que devolvió el Ejército a todos los chilenos, el general del ‘Nunca Más’, es absolutamente inocente” y “cualquier otra decisión es injusta”.

“En el proceso demostramos que, a la fecha de los hechos, Juan Emilio Cheyre no tenía ni tropa ni mando, que no era parte de la comitiva y que, a sus cortos 25 años, no supo, no actuó ni avaló los hechos”, afirma.

En ese marco, sostiene que “para llegar a la comandancia en jefe del Ejército”, Cheyre “fue investigado en profundidad, y en este proceso, que hoy lo condena, se le negó incluso su derecho a que el ex Presidente Ricardo Lagos pudiera declarar como testigo de esa designación informada”.

Ejército

A través de un comunicado, el Ejército informó que no les compete referirse a la situación del ex comandante en jefe, Juan Emilio Cheyre.

La institución “reitera su absoluto respeto y compromiso con el estado de derecho y su firme convicción que no le compete de modo alguno, emitir opinión sobre las resoluciones que adopten los Tribunales de Justicia del país en el ejercicio de su jurisdicción”.

Además, en la comunicación lamentan la situación personal que enfrenta quien fuera su comandante en jefe de la institución.