Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera

Funcionarios de Gendarmería acusan que directora es arrogante y se cree patrona de fundo

Por La Prensa Austral jueves 28 de junio del 2018

Compartir esta noticia
464
Visitas

Los funcionarios de Gendarmería comenzaron ayer la preparación para la primera conversación con el gobierno, tras el acuerdo alcanzado con el ministro de Justicia Hernán Larraín que evitó el paro nacional y permitió acordar una mesa de trabajo, de 90 días, para sacar adelante sus demandas, entre las que está la carrera funcionaria, informó Cooperativa.

De cara a la cita que se realizará mañana, el vicepresidente de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (Anfup), Guillermo Acuña, acusó a la directora de Gendarmería Claudia Bendeck: “Ella se cree patrona de fundo, es arrogante, displicente”.

“Así es nuestra directora. Cuando estuvimos en reunión con el ministro (de Justicia) se lo dijimos a él y ella estaba presente. Nosotros entendemos que ella es la jefa del servicio, lo entendemos, pero sí (exigimos) que se entienda con los gremios, que somos los representantes de los trabajadores”, indicó.

Acuña dio cuenta además de que “el ministro prácticamente le ordenó a ella que tenía que recibir a los dirigentes, conversar, (promover) el diálogo, que era lo principal”.

El ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, manifestó que se acogieron las peticiones de los gendarmes -pese a que en principio el Ejecutivo dijo que no se accedería a presiones- y que ahora se verá cómo avanza el diálogo.

“Había una disposición -que a nosotros nos parecía fundamental- de que cualquier conversación y discusión que es legítima, importante, se haga a través de la directora nacional de Gendarmería y eso finalmente es lo que se ha establecido anoche”, expresó.

En respuesta, el secretario de la Anfup, Marcos Aburto, aclaró que no era objetivo de ellos pasar a llevar a la directora Bendeck, sino que dialogar y tener al ministro de Justicia como garante.

“Nosotros hemos sido claros: aquí nadie ha ‘bypaseado’ a nadie. No es el ánimo nuestro hacer ese tipo de prácticas. Lo que nosotros queremos, en definitiva, es que la respuesta o el petitorio tome fuerza en razón de que esté en manos o en conocimiento, al menos, del ministro”, aseveró.

“Eso nos garantiza que el ministro está empoderado de información que le hemos entregado a través del petitorio y, bueno, si está la directora, lo tendremos que trabajar con ella, si nosotros no desconocemos a nuestra autoridad institucional”, coincidió Aburto.

Defensa de Bendeck

“Quiero ser su mejor aliada para sacar este desafío adelante y eso se consigue trabajando en conjunto, con las puertas abiertas y dialogando, pero siempre, en el marco del respeto de la administración”, declaró, a su vez, la cuestionada directora de Gendarmería a Emol, añadiendo que “desde que llegamos a Gendarmería -hace casi tres meses-, he conversado con todos los gremios por separado y en instancias colectivas, lo que me ha permitido experimentar el sentimiento de frustración que viven”.

La crisis se generó por la detención del sargento Héctor Palma -a cargo de 180 internos-, formalizado y en prisión preventiva por no haber evitado la tortura de dos internos ecuatorianos en el penal Santiago Uno, quienes habían participado del crimen de una mujer en el barrio República.

Presos defienden a gendarme

Mientras tanto, Cristián Romero Morales, de 20 años, uno de los dos imputados por este crimen, defendió al gendarme a cargo del módulo donde se encontraba durante el ataque. “Traté de correr, pero lo único que sentía eran más golpes de puños, pies, objetos cayendo al piso, hasta que en un momento apareció un gendarme y me ayudó a ponerme de pie y nos llevó a un lugar seguro: gracias a su ayuda logré salir vivo de esta situación”, aseguró Romero mediante una declaración que entregó a la Oficina de Seguridad Interna de Gendarmería, y que publicó ayer La Tercera.

El otro torturado, Jonathan Chávez también entregó su testimonio: “Después de varios minutos de agresiones, un interno nos dice que nos paráramos y corriéramos a la salida, por ello tratamos de correr, pero casi todos los internos nos siguieron y continuaban agrediéndonos”.

“Justo en ese momento llegó un funcionario de Gendarmería, quien nos retiró del patio, logrando terminar la golpiza que estábamos recibiendo. Cuando los internos nos ordenaron correr a la salida y mientras nos golpeaban, el funcionario de Gendarmería nos levantó y nos quitó de encima a los agresores. Gracias a él no sufrimos mayores lesiones”, relató Chávez.