Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva

Hasta $10 mil podrían costar las vienesas con propuesta para combatir la obesidad

Por La Prensa Austral viernes 6 de abril del 2018

Compartir esta noticia
248
Visitas

La sugerencia apunta a controlar el consumo excesivo tanto de grasas saturadas, como de sodio y azúcares, pero que en el caso que eso no fuera factible, la recomendación es que se haga de forma gradual, partiendo por el sodio, el azúcar y las grasas.

Un grupo de académicos chilenos propuso aumentar los impuestos a los alimentos altos en azúcar, grasa y sodio, como medida para combatir la obesidad en nuestro país.

La iniciativa apunta a multiplicar por $1,9 cada gramo de azúcar que contenga un alimento, por $31 cada gramo de grasa y por $23 cada gramo de sodio, y al total agregarle el Iva, según los resultados del estudio de Evaluación y Aplicación de Impuestos a los Alimentos con Nutrientes Dañinos para la Salud en Chile -encargado por los ministerios de Salud y Hacienda del gobierno de Bachelet-, y realizado por un grupo de académicos de diversas áreas de las universidades de Chile, Católica y Adolfo Ibáñez en 2017.

Esto debido a que, según la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, el 74% de la población tiene exceso de peso y el 3,2% vive con obesidad mórbida.

La doctora de la Universidad de Chile Camila Corvalán resaltó que “el resultado del estudio es bien fuerte en relación al alza que implica en los precios de algunos alimentos”.

Por ejemplo, aplicando este impuesto, un kilo de vienesas que hoy ronda los 2 mil pesos pasaría a costar cerca de 10 mil, y una mayonesa de 800 gramos que cuesta alrededor de $1.800 llegaría a costar casi $4 mil.

La académica destacó que en reuniones con el Servicio de Impuestos Internos (SII) y otros organismos detectaron que “no hay ninguna imposibilidad práctica”.

“Si lo miramos ya desde una perspectiva de economía política, por supuesto que ahí hay otras transacciones que hacer, que son más bien del orden político”, añadió la académica del Inta, quien detalló que la sugerencia del panel es que el impuesto se implemente simultáneamente para controlar el consumo excesivo tanto de grasas saturadas, como de sodio y azúcares, pero que en el caso que eso no fuera factible, la recomendación es que se haga de forma gradual, partiendo por el sodio, el azúcar y las grasas.

El académico Cristóbal Cuadrado, de la Universidad de Chile, manifestó que “el precio que los consumidores pagan por esos alimentos no está considerando hoy las consecuencias que tiene para la salud que pagamos entre todos. Eso se llama externalidad. Con este impuesto se pagaría el gasto en salud, y las pensiones de invalidez que se producen por enfermedades prematuras”.

El profesor de la Escuela de Salud Pública remarcó que “el alza que ha tenido la prevalencia de la obesidad en Chile en la última década es dramática, es una de las más grande del mundo no solamente en obesidad, sino también en el incremento de personas diabéticas”.

“De continuar así -añadió- es totalmente insostenible para el sistema de salud el poder enfrentar las consecuencias que tiene para la población esta alta carga de enfermedad”.

Por lo tanto, agregó, “el único camino real en el mediano y largo plazo es que logremos tener medidas preventivas estructurales, que sean efectivas”.