Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Iglesia llama a “legisladores cristianos” a no aprobar la ley de aborto terapéutico

Por Agencias lunes 3 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
27
Visitas

La iglesia chilena envió un claro mensaje a los “legisladores cristianos”, en torno a “no colaborar con una ley del aborto”. Lo hizo a través de un inserto de media página en El Mercurio, intentando influir para evitar la aprobación del proyecto de ley que patrocina el gobierno.

“A los legisladores cristianos les recordamos con fuerza su irrenunciable e inexcusable deber de promover leyes justas y de no colaborar con una ley del aborto. Nadie está en conciencia obligado a realizar lo injusto, y menos a dañar el bien común”, señala el texto preparado por la Conferencia Episcopal.

La visón del clero nacional aparece a sólo horas de que la Nueva Mayoría realice el llamado “cónclave”, donde se busca generar las ideas centrales el conglomerado para los próximos años.

“A quienes ocupan cargos de autoridad los exhortamos a proteger a toda persona, especialmente a los más débiles y desvalidos, y a amar y respetar por igual a la madre y su hijo”, sigue el planteamiento.

Hay que recordar que la iniciativa del gobierno apunta a tres puntos en materia de aborto terapéutico: cuando la vida de la madre está en peligro, violación y que el feto no tenga las condiciones para vivir. Al respecto, el documento insiste: “nunca es terapéutico”.

“Si la creatura falleciera como consecuencia no deseada ni intentada de un procedimiento directamente orientado a sanar a la mujer en situación de grave riesgo, no se podría calificar de aborto… Sostenemos que no constituye aborto la acción de suyo terapéutica para salvar la vida de una madre en peligro, cuando no busca eliminar directamente la vida de la persona concebida, aunque su muerte sea una posibilidad prevista, aunque no querida o buscada”, expresa el documento.

Sobre la “inviabilidad del feto” sostiene: “el respeto irrestricto a toda vida humana indefensa e inocente, como también la dificultad de diagnosticar con completa certeza la situación en la que nacerá el niño esperado, impide fundamentar la necesidad de aborto para estos casos”.

Y si la mujer es víctima de violación, señala: “no nos parece ‘humano’ dejarla sola en el drama que ha sufrido, y tampoco es ‘humano’ privar de la vida al más indefenso e inocente, que es su hijo”.

“Rendición del Estado”

“‘Despenalizar’ el aborto ante situaciones de violación es renunciar a la tutela de los más débiles e indefensos y un acto de rendición del Estado ante el flagelo de la agresión sexual a mujeres… “No queremos sumar niños no nacidos a la lista no pequeña de personas y grupos que Chile deja fuera de su mesa y, que como ha dicho el Papa Francisco, son como seres ‘descartables’”, insiste.

Otro de los argumentos usados por la iglesia es su labor en materia de derechos humanos durante la dictadura, para realizar un llamado a los legisladores: “A quienes ayer promovían junto a la Iglesia la defensa de la vida y dignidad de los perseguidos políticos les invitamos hoy a ser consecuentes, pues el respeto a la vida debe mantenerse en toda circunstancia”.