Necrológicas

La historia detrás de la desaparición de la ex sargento de Carabineros en Colombia

Por Agencias lunes 29 de abril del 2019

Compartir esta noticia
1.122
Visitas

Ilse Ojeda arriesgó todo para reencontrarse con su amor Juan Valderrama, a quien conoció en 2016. Sin embargo, el 29 de marzo no se contactó más con su familia. En medio hubo peleas con su pareja, millones de pesos de un seguro de vida contratado a favor del garzón y un triángulo amoroso.

Cuando Ilse Amory Ojeda (51) comenzó a salir con Juan Guillermo Valderrama (28), su familia se opuso de inmediato a la relación. La diferencia de edad, de 23 años, era considerada abismal. “Podría ser tu hijo”, le decían.

Pero nada de eso le importó a la ex sargento. Corría el año 2016 y al colombiano lo había conocido en un casino de Carabineros de Santiago, donde llegó para desempeñarse como garzón. Ahí comenzaron a tener una relación.

Era tal el interés que Ilse sentía por Valderrama que le ofreció quedarse en su departamento para que no estuviera tan lejos del trabajo, e incluso empezó a darle dinero. Primero se trataba de “ayudas”. Pero luego pasó a transferirle mensualmente un “sueldo” cercano a los $300 mil.

“Nosotros le decíamos que no le diera dinero, pero al fin y al cabo era el dinero de ella”, relató a TVN Alejandra Margarita Ojeda, hermana de Ilse.

La relación ascendió a tal punto que en un momento la pareja pensó en casarse. Sin embargo, su círculo cercano no le permitió “hacer esa brutalidad”.

En parte, relata Alejandra, porque ya existían sospechas de que Valderrama era un hombre violento. “Yo sé que él abusaba física y psicológicamente de mi hermana, era bastante intimidante, y sus gritos se escuchaban al otro lado de la línea (del teléfono)”, señala.

No obstante, el vínculo sufrió un quiebre cuando Juan tuvo que volver de urgencia a Colombia el año pasado, porque sufrió “una calamidad familiar”, de acuerdo a lo que declaró a una entrevista al diario El Tiempo. Ahí, la relación tuvo que mantenerse a distancia.

El viaje

Pero Ilse no quería perder contacto con Valderrama. En sus años como funcionaria de Carabineros se caracterizó por ser persistente. “Me dijo que se quería retirar y que se quería venir para acá a Colombia para trabajar porque la situación en Chile, el comercio estaba complicado”, asegura Juan.

Fue así como el 5 de marzo se embarcó con cerca de 20 millones de pesos en la maleta rumbo a Medellín, donde realizó una serie de visitas turísticas junto a Valderrama. Estuvieron en un hotel de lujo, conocieron Puerto Parra y después viajaron hacia Bucaramanga, donde la pareja empezó a tener algunos problemas.

Valderrama afirmó que mientras estaba con Ilse también tenía una relación con otra mujer, llamada Becky Evans, lo que habría provocado una nueva fractura en el amorío. A esa altura, la chilena ya llevaba cerca de dos semanas en Colombia. Hasta que el 29 de marzo, desapareció sin dejar rastro.

La desaparición
y sospechas

Valderrama relata así lo que, según él, ocurrió aquella tarde en Bucaramanga: “Me entró una llamada de otra persona con que yo tenía algo. Ahí se destapó todo. Ella se paró muy enojada, muy decidida y yo traté de detenerla pero no fue posible. Me devolví, me demoré un poco y cuando volví no la pude encontrar. Pensé que se había ido para la casa, pero no llegó”.

De acuerdo al colombiano, él pensó que Ilse había vuelto a Chile, y que sólo supo de su desaparición cuando se contactó con familiares suyos días después.

Pero la versión de la familia de la ex uniformada y de la propia policía colombiana contrasta por completo con lo expuesto por Valderrama, ya que lo apuntan como el principal sospechoso de secuestrarla.

Para hacer la acusación se basan en los antecedentes de violencia de Juan y del hecho de que, antes de que Ilse desapareciera, había contratado un seguro de 100 millones de pesos colombianos (unos 20 millones de pesos chilenos) y el único beneficiario era Valderrama.

“(El) Finge que le preocupaba (…) para nosotros él es el principal sospechoso en la desaparición de mi hermana”, indica Alejandra.

La historia podría tener su punto final durante los próximos días, ya que el sábado la policía colombiana informó del hallazgo de restos óseos cerca de una zona boscosa del municipio de Río Negro, y todo indica de que pertenecerían a Ilse.

De acuerdo a la versión policial, el cuerpo de la chilena habría sido incinerado en el mismo sector, y el principal sospechoso hasta ahora es Valderrama, a quien detuvieron en su domicilio en Bucaramanga. Desde Chile, la familia de la ex sargento se mantiene expectante al desarrollo del caso, donde lo único que esperan es saber pronto del paradero de Ilse. Esta jornada viajarán a Colombia para ver desde cerca el desarrollo del caso.

Emol