Necrológicas
  • Maritza Saldivia Alvarado
  • Rodolfo Ernesto Regueira Ferrari
  • Luis Ernesto Cofré
  • Juan Ariel Cavero Guinado

“No confundamos la migración como un derecho”

Por Agencias lunes 16 de abril del 2018

Compartir esta noticia
697
Visitas

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, respondió nuevamente las críticas a las medidas anunciadas por el gobierno respecto a la Ley de Migración, algunas de las cuales comenzarán a regir desde hoy y apuntó a “quienes creen en la migración como un derecho”.

Diversas organizaciones han reprochado la iniciativa con la que el Presidente Sebastián Piñera busca, según su visión, “ordenar la casa”, acusándola de “selectiva” y “discriminatoria”, reflejado en el cambio de condiciones para los ciudadanos haitianos y venezolanos que viajan a Chile.

Otros desde Chile Vamos, como el ex ministro de Justicia Teodoro Ribera (RN), han expresado que, si bien son partidarios de la inmigración, no creen que sea un derecho natural o humano que haya que respetar.

En entrevista con el diario La Tercera, Ubilla dijo que hay “dos formas de abordar el tema”, siendo el primero -la línea que defiende el Ejecutivo- “aquellos fundados en los acuerdos internacionales, que sostienen que los países pueden definir sus condiciones de ingreso al país”, mientras “estas no sean discriminatorias y arbitrarias”.

Pero, dijo, “hay otros que nos dicen que somos economicistas, que creen en la migración como un derecho, como dice el Servicio Jesuita a Migrantes, de que no existen las fronteras y que cualquier ciudadano puede cruzar cualquier frontera. Es una postura extremadamente libertaria. Muy bien definido. Y eso es una posición ideológica. ¿Legítima? Sí. Pero el gobierno del Presidente Piñera no cree en eso”, afirmó, diciendo que el Mandatario “cree que los países, de acuerdo a las normativas internacionales, pueden establecer normas claras de ingreso y de expulsión”.

Ubilla también pidió que “no confundamos la migración como un derecho, al derecho de los migrantes, porque eso es distinto, eso está reconocido en nuestra propuesta legislativa”.

Asimismo, el subsecretario sostuvo que la ideologización de la que habla “impedirá mejorar aspectos de los distintos artículos que vayan en beneficio de los extranjeros” durante la discusión.

La autoridad se refirió a los cuestionamientos contra la medida de que desde hoy se pedirá al ciudadano haitiano la visa consular de turista, la cual se solicita en su país de origen por 30 días y no 90, como ocurre con el resto de los países.

“Fue un error en términos de la formulación, porque debió haber dicho 30 días y su renovación hasta 90. El documento es un error de forma, que se corrige por la propia ley. La ley establece que es hasta 90 días. El error fue haber puesto 30”, indicó. Y negó que haya una política selectiva, “al contrario. Establecer una visa humanitaria, de reunificación familiar, con 10 mil cupos anuales, es un gesto clarísimo respecto de la empatía que el gobierno de Chile tiene con la situación humanitaria de Haití”.

Invitado este domingo al programa Estado Nacional (TVN), el subsecretario profundizó que esta medida no es discriminatoria ya que “el 90 por ciento de los países del continente le exigen a los haitianos una visa de turismo”.

En el espacio de debate político de TVN, Ubilla apuntó que en La Moneda creen “que los países tienen el derecho de definir cuáles son los criterios de ingreso” y las normativas existentes en el área “no provocaron los efectos deseados”.

En esta línea, advirtió que cuando “un país que dobla la presencia de extranjeros genera en sus estructuras sociales, en sus coberturas, tensiones”.

Ejemplificó el caso de la educación escolar y las prioridades del instructivo más reciente para la inscripción de los párvulos de la Junji que establece que “la primera prioridad son los niños extranjeros de padres indocumentados; la segunda prioridad, son los hijos de extranjeros documentados; tercero, los niños chilenos que tienen problemas de salud; cuatro, los hijos de madres trabajadoras chilenas”.

“Cuando tenemos un déficit en un segmento importante como la población pre-escolar y tenemos como tercera o cuarta prioridad los niños chilenos, obviamente que se generan tensiones”, remarcó.