Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

Nueva ministra de las Culturas se desliga de polémicos dichos de su antecesor

Por Juan Tapia martes 14 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
109
Visitas

En el Salón de Conferencias del Palacio de La Moneda, la ministra vocera de Gobierno Cecilia Pérez presentó el primer punto de prensa de la nueva titular de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés Chadwick.

La arquéologa tomó juramento ante Sebastián Piñera y dijo sus primeras palabras como autoridad nacional: “Quiero agradecer la responsabilidad que me ha conferido el Presidente de la República. La cultura es el alma de un país, de manera que asumo esto como un tremendo desafío, y tratando de seguir con un programa que es bastante exigente, pero que es maravilloso por otro lado”.

“También quiero agradecer a Cecilia Morel, mi ex jefa hasta hace poco rato en la Fundación Tiempos Nuevos, y también a Cecilia (Pérez) que me ha recibido en La Moneda. Agradecerle también a los 166 funcionarios que durante 4 años me tuvieron en la dirección del Museo Interactivo Mirador, Mim”, agregó.

Consultada por el Museo de la Memoria, dijo que se pliega a la visión manifestada por el Presidente, de no compartir las opiniones y declaraciones del renunciado ministro Mauricio Rojas.

“Los museos son memoria y son espejos (…) el rol de todos los museos es fundamental, es el encuentro con nuestra identidad, con nuestro patrimonio y con nuestra historia; especialmente cuando existe historia que tenemos que aprender para que no se repitan los episodios que conocemos todos”, aseguró.

Respecto de su rol en la administración del gobierno militar, donde se desempeñó de 1982 a 1988 en la Coordinación Nacional de Museos, Valdés dijo que durante ese periodo se estaba formando en la museología, afirmando que lo que hizo fue “poner una mirada y experiencia profesional en todo su desempeño”.

“Hicimos cosas muy interesantes, en ese momento se estaba echando a andar la regionalización y había regiones que no tenían museos. Buscar colecciones para darle contenidos a estos museos. Y también tuve el privilegio de gestionar la formación del Centro Nacional de Conservación y Restauración (…) Era una joven profesional, muy entusiasmada con una tremenda responsabilidad, sabiendo que estaba administrando lo más importante de Chile, su patrimonio”, detalló.

“Mire, yo he trabajado con muchas personas, trabajé con Juan Gómez Millas, que fue ministro del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, trabajé después con otra colega en la formación de la casa museo de Eduardo Frei, de manera que para mí lo relevante es este don, este regalo, que tenemos los chilenos y siempre lo he hecho con el alma y la convicción de que trabajo para todos los chilenos”, precisó.

Piñera confirmó renuncia de Rojas

Pasado el mediodía, el Presidente Sebastián Piñera confirmó oficialmente la salida del ministro de las Culturas Mauricio Rojas, quien dejó el cargo este lunes tras la encarnizada polémica que se produjo con sus dichos sobre el Museo de la Memoria al que catalogó de “montaje”.

Con un discurso donde defendió la figura del removido secretario de Estado e hizo una clara argumentación recurriendo a la ley del empate en materia de derechos humanos, el Mandatario se refirió a la salida de quien era el redactor de sus discursos: “Como Presidente de Chile y pensando sólo en el mejor interés de nuestro país, en el bienestar de todos nuestros compatriotas y en la buena marcha de nuestro gobierno he decidido aceptar su renuncia”, dijo el gobernante en La Moneda.

En su intervención, el Mandatario precisó que “no compartimos sus opiniones y declaraciones respecto al sentido y misión del Museo de la Memoria que recoge testimonios, evidencias y enseñanzas de un periodo oscuro de nuestro país”. Sin embargo, la alocución de Piñera estuvo llena de matices. Primero, señaló que los dichos de Rojas corresponden a “unas declaraciones efectuadas unos años atrás” (efectivamente corresponden a su libro de 2015, “Diálogo de conversos”). Además , mencionó que “él mismo aclaró” sus palabras después, aludiendo a las explicaciones que el escritor dio en Twitter.

Además, el Presidente apeló a la historia personal de su ex colaborador, y su vida en el exilio, asegurando que “nadie puede negar que a lo largo de toda su vida Mauricio Rojas ha tenido una permanente y consecuente posición de rechazo de toda forma de atropello de los derechos humanos, y de hecho su propia familia sufrió esos atropellos a mediados de la década de los ‘70”.

Pero junto a esta defensa de Rojas, las declaraciones del Presidente también marcaron un punto en materia de derechos humanos. En su intervención, el Jefe de Estado señaló que su gobierno está “ocupado y preocupado de fortalecer y promover una cultura de respeto irrestricto de los Derechos Humanos de todos” y que su administración condena los atropellos de los derechos humanos cometidos en el pasado en nuestro país, como así también los que ocurren ahora en “Venezuela, Cuba y Nicaragua”.

Luego, apeló a contextualizar los hechos previos al Golpe de Estado de 1973, al señalar que “sin perjuicio de condenar categóricamente los lamentables, graves e inaceptables violaciones de derechos humanos de los que el Museo de la Memoria nos permite aprender, es bueno en nuestro país preguntar, analizar con objetividad y buena fe por qué se debilitó la democracia y el Estado de Derecho en nuestro país, por qué la convivencia entre los chilenos y la amistad cívica se transformó en odios y divisiones tan profundas, por qué se legitimó el uso de la violencia”.