Necrológicas
  • Eliana Almonacid Uribe
  • Francisco Becerra Galindo
  • Juanita Jaksic vda. de Ojeda

Oficiales evangélicos exigen «renuncia indeclinable» al cuestionado obispo Durán

Por La Prensa Austral domingo 21 de abril del 2019

Compartir esta noticia
32
Visitas

– La situación ocurrió pese a que más temprano el cuestionado pastor había negado
la posibilidad de renunciar. Eduardo Durán es investigado por lavado de activos, pero la
comunidad religiosa le quitó respaldo cuando se supo que pretende divorciarse y volver a casarse.

La junta de oficiales de la Catedral Evangélica exigió la «renuncia indeclinable de su cargo» al obispo Eduardo Durán, el cuestionado líder de la Catedral Evangélica de Chile.

Según informaron mediante una declaración pública, el actuar de Durán «ha traído desprestigio» y aseguraron que «rechazamos categóricamente las acciones que ha hecho».

«El actuar del pastor Eduardo Durán Castro está alejado de los valores y principios que un pastor debe tener según las sagradas escrituras», manifestaron los nueve oficiales diáconos de la iglesia en una declaración pública.

Según la declaración, el pastor incurrió en «faltas» al «utilizar los diezmos y ofrendas del Señor para mantener una vida de lujos personales sin ninguna consideración a la hermandad humilde y sencilla».

Además, que «su actuar ha provocado un grave desprestigio de nuestra amada Iglesia Jotabeche y de todo el pueblo evangélico de Chile».

Según la declaración, además «sus palabras han provocado un daño y desprestigio a la persona también de nuestra querida pastora Raquel Salinas», su esposa legalmente.

En esa línea, rechazaron «categóricamente» las acciones del obispo y que quedó «reo de sus propias palabras» cuando entregó detalles de su vida privada de manera pública.

«Por lo tanto, exigimos al pastor Eduardo Durán Castro la renuncia indeclinable a su alto cargo en la administración total de la Catedral Evangélica de Chile y todo su circuito», agregaron.

Posteriormente, pidieron disculpas públicas y explicaron que además se inició un proceso de destitución.

«Hay dos procedimientos, una es la renuncia (…) respecto de no cumplir con los requisitos de un obispo y lo otro ya es una causal de destitución que requiere de dos tercios de la junta de oficiales, lo cual con ese porcentaje se procede a su destitución», explicó uno de los oficiales diáconos.

La noticia se conoció sólo horas después de que el mismo Durán había descartado renunciar debido a que, según justificó en una carta, «quien me nombró acá como obispo a cargo de la congregación no fueron los hombres sino que fue Dios todopoderoso».

El obispo es actualmente investigado por la justicia por presunto lavado de activos, causa en la que se había conocido que recibe más de 30 millones de pesos de diezmo mensuales. Sin embargo, la situación que lo tenía más complicado se supo esta semana y tiene que ver con su vida sentimental. La decisión del obispo de querer separarse de su mujer para casarse con su amante generó reacciones dentro de la iglesia, frente a la cual algunos ya pedían su salida.

Además, su hijo, el diputado Eduardo Durán, renunció este sábado a la Junta Oficial de Diáconos de la Catedral Evangélica, luego de la polémica que se generó al interior de la iglesia por el romance de su padre.