Necrológicas
  • Vania Vodanovic Pistelli
  • María Teresa Cheuquepil Millaquén
  • María Patricia Vargas Fuentes
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • Edith Cari Andrade
  • María Almonacid Miranda

Piñera encabezó apertura del polémico puente Cau Cau en Valdivia

Por La Prensa Austral jueves 16 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
235
Visitas

La obra se inició en 2011 e iba a ser el primer puente levadizo construido en Chile, pero pasó a la historia después de que se instalaran los tableros en forma invertida y que se rompiera uno de los pernos. Hasta Discovery Channel dio a conocer el caso en el mundo en el documental “Horror de cálculo”.

El Presidente Sebastián Piñera asistió a la inauguración de la marcha blanca del fallido puente Cau Cau, en Valdivia. El Mandatario, junto al ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, el intendente de la Región de Los Ríos, César Asenjo, y la seremi del Mop, Sandra Ili, transitaron ayer por el puente, el que ya se puede cruzar con algunas restricciones de peso y velocidad.

“Apenas llegamos al gobierno nos pusimos a trabajar en buscar la solución a los problemas del puente Cau Cau, no quedarnos llorando sobre la leche derramada o culpándonos los unos a los otros”, expresó el Presidente.

Agregando que “sentíamos que el mejor servicio que le podíamos presentar a Valdivia era encontrar la solución al puente Cau Cau, y de esa forma volver a conectar el norte con la isla Teja y también con la costa”.

El Mandatario recalcó que “hemos enfrentado un problema con decisión, voluntad, coraje. A nuestro gobierno le interesa resolver los problemas”, dijo Piñera, agregando que “vamos a seguir con el puente Cochrane y estamos en el diseño del puente entre Torobayo y Las Mulatas, así que el problema de la conectividad y los problemas de necesidades de nuevos hospitales en esta región están en la prioridad de nuestro gobierno”.

La apertura provisoria permitirá el tránsito de vehículos livianos como autos y camionetas, a 20 kilómetros por hora, además del paso de peatones y ciclistas.

El puente contará con la apertura de sus brazos una vez al mes, para permitir que embarcaciones puedan trasladarse.

Una historia de infortunios

El puente se comenzó a edificar durante el primer mandato de Piñera, tras ser adjudicado a la empresa Azvi en 2011, por la suma de $ 15.767.932.483 y cuya principal novedad era que sería levadizo, el primero en Chile.

Incluso, fue puesto como uno de los símbolos del denominado Legado Bicentenario, por lo que quedaría inscrito en la historia como una infraestructura emblemática a 200 años de la independencia. Dos años después se descubrió la primera falla: se instalaron los tableros de forma invertida.

Un año más tarde, se produjo la rotura de los pernos que impidieron levantar los brazos del puente, todo bajo la administración del ex ministro de Obras Públicas Alberto Undurraga, quien declaró que era una “vergüenza” la estructura debido a los problemas presentados. Así comenzó un círculo de acusaciones cruzadas: mientras el Mop responsabilizó a la constructora, ésta acusó que el diseño encargado por la cartera fue el errado, lo que dio origen a una demanda de Azvi contra el fisco en 2015, la que aún está en tribunales por incumplimiento de contrato.

Tras variados informes de especialistas contratados por la cartera y por la constructora, el gobierno sacó a la empresa de los registros ese mismo año. En el intertanto, los problemas del viaducto trascendieron internacionalmente, tanto es así que el canal Discovery Channel realizó el documental “Horror de cálculo”, lo que reafirmó la tesis de la mala construcción en Chile.

El subsecretario de Obras Públicas, Sergio Galilea, explicó a La Tercera que era imposible poner en marcha el proyecto en ese ambiente. “Todos los informes técnicos mostraban que los brazos se debían reparar severamente para llegar a una solución definitiva, por lo que no era viable abrirlo”. La ex autoridad añade que a lo técnico se sumaron las acciones judiciales que paralizaron las obras de reparación. Así, una nueva investigación penal se inició tras la denuncia del senador Alfonso de Urresti al Consejo de Defensa del Estado. Luego se sumaría la querella del municipio de Valdivia. La causa, que quedó a cargo del fiscal Centro Norte José Morales, contempló nuevos estudios para determinar qué falló. También se llamó a declarar al ministro Undurraga, entre otros.

La paralización por causas judiciales y el estado del Cau Cau terminaron generando costos extras. En este caso, $ 20 millones mensuales, sin que haya podido pasar un solo vehículo sobre él. Lo que sí, se convirtió en un atractivo turístico

Durante 2017, la pasada administración siguió adelante con nuevos estudios para conocer si el puente se podía reparar. Pero el actual gobierno reactivó la idea de poner en marcha el viaducto. En abril pasado, Piñera dio 120 días a la cartera de Obras Públicas para realizar un diagnóstico y reabrirlo. Se determinó que podía entrar en servicio de manera provisoria para vehículos ligeros: sólo se podrán izar sus plataformas una vez por mes para el cruce de embarcaciones bajo él.

“Me parece que la solución que se encontró es inteligente, porque la obra sirve tal cual está (fijo). La gente no puede esperar para tener un puente”, dice Leonardo Daneri, ingeniero especialista en puentes, a La Tercera. Dice que lo ocurrido con el viaducto se debe a que “no había experiencia en este ámbito. Esto muestra que el Mop y las empresas deben estar al día con este tipo de obras”.

El debate sobre el futuro del Cau Cau ahora se centrará en si será reparado o se edificará uno nuevo, lo que tendría un costo de US$ 25 mil millones.