Necrológicas

Políticos de todos los sectores rechazan agresiones en Liceo de Aplicación

Por Agencias viernes 14 de septiembre del 2018

Compartir esta noticia
172
Visitas

Gobierno anuncia querella por el ataque a cinco policías en el liceo capitalino.

Los nuevos hechos de violencia en el Liceo de Aplicación, que dejaron a cinco carabineros heridos por golpes y ataques con bombas molotov, fueron rechazados de forma transversal por el mundo político, que consideró como “inaceptable” dichos enfrentamientos. “La violencia debe ser erradicada de la educación.

Pequeños grupos radicales atemorizan a toda la comunidad y profundizan las inequidades que dicen combatir”, aseguró el senador Alejandro Guillier a través de Twitter. “Hoy tiraron una bomba molotov contra los que queremos educación pública de calidad”.

También condenó los hechos el diputado Giorgio Jackson (RD), quien los calificó como “inaceptables e indignantes”. “No podemos tolerar ese nivel de violencia (que en este caso llega a delitos) en ninguna parte, ni contra nadie, sean civiles o uniformados, menos aún al interior de un liceo”.

Marcela Sabat, diputada del sector liberal de RN, se sumó a las condenas a través de su cuenta de Twitter. “No podemos seguir tolerando este tipo de situaciones, espero que haya máxima sanción para los responsables. Imágenes que hemos visto hoy no se pueden volver a repetir”, sostuvo.

En la misma línea, el diputado Gonzalo Fuenzalida (RN) llamó a penalizar a quienes resulten responsables. “No entiendo la violencia de los aparentemente alumnos del Liceo de Aplicación, cinco carabineros atacados con bombas molotov, los responsables deben ser sancionados”, expresó.

En tanto, el presidente del Partido País Progresista (Pro), Camilo Lagos, manifestó que estas situaciones “no se resuelven expulsando del sistema escolar a adolescentes de 15 a 17 años”. “Dialogar, buscar el origen de esa rabia, intervenir socialmente, así actúan las democracias”, dijo.

En las primeras horas tras conocido el incidente, el Presidente Sebastián Piñera calificó la situación de “indignante e inaceptable”, y anunció que, en los próximos días, presentarán un proyecto de ley para “expulsar a los violentistas de nuestro sistema escolar y proteger a la comunidad estudiantil”.

Por su parte, autoridades del Liceo de Aplicación emitieron un comunicado lamentando la situación que calificaron como “delictual”, e indicaron que “no se deben dejar pasar”. “No queremos a violentistas en el liceo, son años de angustia y amedrentamiento a su propia comunidad (…) Sólo los que amamos esta institución entendemos el dolor y el daño que han causado”.

Gobierno
presenta querella

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, anunció que el gobierno presentará una querella contra quienes resulten responsables de la agresión sufrida la mañana de este jueves por cinco Carabineros tanto en el interior como en el exterior del Liceo de Aplicación, en la comuna de Santiago Centro.

La acción legal será ingresada a través de la Intendencia Metropolitana por el lanzamiento de artefacto incendiario, desórdenes públicos y maltrato de obra a carabineros.

La intendenta metropolitana Karla Rubilar junto con confirmar la presentación de acciones legales, reconoció que “no hemos podido bajar la ola de violencia que se está generando sobre todo en los liceos emblemáticos de la comuna de Santiago”.

“Lo que necesitamos probablemente es una condena transversal, sin doble estándar y de forma contundente sin justificaciones”, enfatizó.

En los incidentes, un carabinero fue alcanzado por una bomba molotov, incendiándose su vestimenta antiflamas que impidió el avance del fuego.

Chadwick dijo que es inaceptable que cada cierto tiempo afuera del establecimiento, como también otros recintos educacionales, ocurran este tipo de desórdenes con agresiones a carabineros. Por lo mismo, urgió al Congreso agilizar la legislación que permitirá a los directores de cada establecimiento expulsar a los estudiantes que se vean involucrados en este tipo de actos.

Proponen “expulsión inmediata” de escolares que cometan actos violentos

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, se sumó a las condenas expresadas por el Presidente Sebastián Piñera y el titular de Interior, Andrés Chadwick, tras los incidentes registrados este jueves en el Liceo de Aplicación, en Santiago, donde cinco carabineros resultaron heridos tras ser atacados con sillas y bombas molotov.

Cubillos comunicó que el Ejecutivo aplazó para la próxima semana el envío al Congreso del proyecto de ley que busca combatir este tipo de conductas, e indicó que uno de sus ejes será la “expulsión inmediata” de los jóvenes que cometan actos violentos.

“El proyecto de ley, lo que busca, es que se expulsa de inmediato. En el proyecto existe un periodo de cinco días de reconsideración, en que puede pedir él (el alumno) o su familia la reconsideración de la medida. Hoy este plazo es mucho más largo, pero se acorta a cinco días y, además, el plazo de reconsideración no suspende los efectos de la ‘expulsión inmediata’, por así decirlo”, explicó la secretaria de Estado.

“Nosotros hemos dicho que con este proyecto buscamos armonizar tres derechos fundamentales: primero, la seguridad de todos los integrantes de la comunidad educativa, que hoy día están en peligro; en segundo lugar, el derecho al debido proceso, que toda persona tiene a nivel constitucional; y, en tercer lugar, el derecho a la educación”, señaló.

Este último punto implica que “el Ministerio tiene la responsabilidad, con este joven marginado de esa escuela, de buscarle otro establecimiento educacional al cual poder asistir, con el compromiso nuestro de un fuerte apoyo social, sicológico, o de la manera en que podamos, para que ese joven pueda abandonar el camino de violencia por el cual ha decidido seguir”, sostuvo.

Actualmente el proceso de expulsión de un alumno que ha cometido hechos graves de violencia puede tardar hasta 40 días, periodo en el cual el alumno -mientras es investigado y apela- sigue asistiendo al colegio.

En opinión del Ejecutivo, “no puede ser que hoy un profesor tenga que elegir entre permanecer 30 días con el agresor dentro de su sala de clases, o abandonar él el liceo, o que apoderados se vean obligados a tener que cambiar a sus hijos de los establecimientos (por los incidentes)”.