Necrológicas
  • Juan Lleucún Muñoz

Rodrigo Polanco, el influyente sacerdote de la PUC denunciado por acoso sexual

Por La Prensa Austral lunes 11 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
527
Visitas

El religioso y poderoso profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Católica fue acusado de acoso sexual
por una estudiante, pero más tarde sobreseído en la investigación interna. La denunciante, sin embargo, a través
de una abogada feminista, y fuera de todo pronóstico, logró que la Corte ordenara la apertura del sumario.

La formación integral de los estudiantes es un deber de las universidades”, escribió Ignacio Sánchez en una columna publicada por El Mercurio. En el contexto del año académico que ya comenzó, el rector de la Pontificia Universidad Católica (Puc) incluyó un mensaje a los estudiantes. “Dentro de los atributos del perfil del egresado resulta relevante que los estudiantes sean capaces de discernir sobre las implicancias éticas de sus decisiones y actuar con integridad en todas las instancias del proceso formativo. En nuestra institución, hemos implementado el Código de Honor, documento que se firma al ingresar a la universidad que implica actuar con rectitud y honestidad, respetando los principios y valores que rigen a la UC”.

Uno de los problemas con los que Ignacio Sánchez partió en marzo tiene relación directa con el testimonio de una alumna de la UC, la estudiante K.H.M. Y con uno de sus profesores, Rodrigo Polanco Fermandois, el sacerdote -poderoso miembro de la Facultad de Teología de la UC- que es acusado de acoso sexual, precisamente por la citada alumna. Ignacio Sánchez ha mantenido una fuerte defensa corporativa en favor de Polanco, situación que lo mantiene en una incómoda posición al interior de la casa de estudios, dado que se suma a la defensa, también corporativa, que ha hecho de los médicos condenados en el magnicidio de Eduardo Frei Montalva.

Este caso, fuera de todo pronóstico, también tiene por las cuerdas al distinguido equipo legal de la Pontificia Universidad Católica que, por un lado, defiende a Polanco y, por otro, a la universidad. La estudiante, que es representada por una abogada de 29 años de la ONG feminista Abofem,  logró llevar a la universidad hasta la Corte Suprema, tribunal en que la institución que dirige Sánchez deberá probar que no vulneró un derecho constitucional de la alumna, tal como lo consignó la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago del 16 de febrero de este año. Sentencia en la que la estudiante -a través de su representante legal- le propinó una sonada derrota al abogado Jorge Correa Sutil, ex subsecretario del Interior de Ricardo Lagos y ex miembro del Tribunal Constitucional.

El “espía” de Karadima

Rodrigo Polanco no es cualquier profesor. Su nombre se hizo conocido por la opinión pública a partir de 2011, cuando estalló el caso de abuso sexual contra Fernando Karadima. Polanco tenía 25 años cuando empezó a frecuentar al sacerdote en 1985, y con el tiempo se transformó en su “espía”, encargado de controlar a los seminaristas y jóvenes que rodeaban al ex párroco de El Bosque. Su cercanía al influyente círculo de Karadima fue rentable. Polanco, de carrera ascendente, llegó a ser director del Seminario Pontificio Mayor en 2003. Doctorado en Teología en Roma, tiene una contundente carrera académica y docente desde fines de los noventa. A principios de esa década y hasta 1994 vivió con Karadima en la parroquia de Avenida El Bosque 822.

Pero los problemas empezaron en 2011 cuando Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes de Karadima, lo apuntó como parte del círculo más estrecho en torno al sacerdote y sus actividades criminales. Cruz lo acusaba de vigilar opresivamente su conducta y de acusarlo a Karadima cuando se mezclaba con personas ajenas al grupo. Polanco le pidió perdón públicamente a Cruz por no “percibir su dolor” y luego, cuando declaró en el marco del proceso civil contra el Arzobispado, dijo que él también había sido víctima.

A partir del reconocimiento de los abusos, Rodrigo Polanco ha sido prácticamente el único cercano a Karadima que no ha perdido peso al interior de la Iglesia católica.

Por eso no fue sorpresa que Polanco fuese sobreseído en el sumario interno que hizo la universidad. Ninguno de los profesores que declaró en el proceso dijo nada en su contra, incluso una de las profesoras que en la denuncia de la estudiante es apuntada como otra presunta víctima de Polanco, lo defiende y señala que el motor de la acusación puede ser la animadversión que un ex profesor y pareja de la alumna tiene hacia Polanco.

Corte Suprema

En la Corte Suprema está el espacio decisivo para resolver este caso, pero el máximo tribunal también es el lugar donde Polanco, a través de la universidad, se ve mejor aspectado que la alumna que lo denuncia, debido a las relaciones laborales que vinculan a algunos miembros del máximo tribunal con esa casa de estudios.

En la Tercera Sala, a cargo de decidir sobre el recurso, participa la abogada Angela Vivanco, cercana a RN, y profesora de la Facultad de Derecho en la Puc. Además, Vivanco estuvo casada -hasta que se separó canónicamente- con el abogado Raúl Madrid, ex secretario general de la Universidad Católica. Vivanco puede inhabilitarse, pero no está obligada a hacerlo

El Poder Judicial aclaró que la ministra de la Corte Suprema, Angela Vivanco, presentó su declaración de inhabilidades en agosto del año pasado, cuando asumió el cargo.