Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Tras fuerte presión, finalmente Cristián Riquelme renunció como administrador de La Moneda

Por Agencias jueves 18 de febrero del 2016

Compartir esta noticia
35
Visitas

El ministro del Interior Jorge Burgos comunicó ayer que el jefe administrativo de La Moneda, Cristián Riquelme presentó su renuncia al cargo, luego de fuertes cuestionamientos a su desempeño.

La situación se había tornado tan insostenible, que Burgos debió regresar sorpresivamente a Santiago desde Valdivia para oficializar la salida que venía siendo solicitada tanto por el oficialismo como la oposición.

“El jefe de administración de La Moneda decidió renunciar a su cargo, algo que formalizará por escrito el día lunes” dijo Burgos.

El ministro también explicó que fue Riquelme quien renunció y dijo que “es positivo, a cualquiera le puede pasar, a cualquier funcionario público, más allá de la cuestión de fondo que se resuelva (…) es mejor dar un paso al costado, en ese sentido es favorable la decisión de Riquelme”.

Respecto a una investigación que iniciará la Contraloría General de la República debido a “compras a dedo” realizadas por Riquelme, Burgos señaló que el contralor “me ha informado que ha pensado en hacer un sumario, que lo haría en esta tarde, pero veo que ya lo anunció. Todos los trabajadores públicos estamos sujetos a que el contralor de oficio determine hacer un sumario”, dijo Burgos, aunque en rigor el proceso es una investigación de Contraloría.

Consultado sobre si la renuncia fue una decisión de Riquelme o del gobierno, el secretario de Estado ironizó diciendo que “hay partos naturales y hay partos inducidos. La vida es así”.

Un problema en aumento

Cristián Riquelme comenzó a convertirse en un problema para La Moneda cuando su nombre apareció en el caso Caval, primero a partir de la cita que tuvo con Juan Díaz el operador de la Udi comisionado por el síndico Herman Chadwick para vender los terrenos en Machalí. Díaz conoció a Riquelme durante unas vacaciones familiares en el Caribe y llegó a la oficina de él en La Moneda pidiéndole interceder ante Natalia Compagnon para que le pagara una deuda proveniente de un trabajo que Díaz hizo para Caval por encargo de CCU.

La reunión entre ambos fue revelada por Patricio Cordero, también ligado a la Udi, en el marco de su testimonio judicial en el caso. Y lo complejo es que la reunión ocurrió después de febrero de 2015, cuando estalló el caso.

Riquelme en su testimonio ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados reconoció que había cometido “una imprudencia” al recibirlo y aseguró que no sabía “aunque parezca inverosímil” de su vinculación con el caso Caval, y que en caso de haberlo sabido, “no lo hubiera recibido”, dijo.

El otro episodio complejo fue el relativo al formateo del computador de Sebastián Dávalos, mientras fue funcionario de la Dirección Sociocultural de la Presidencia. Durante la investigación, se supo que Riquelme participó en el formateo del computador de Dávalos.

Riquelme volvió generar controversia cuando se supo que usando sus prerrogativas, autorizó el pago de $40 millones para la realización de un documental para resaltar la gestión de Bachelet, pero los problemas más serios comenzaron cuando el jefe administrativo de La Moneda tuvo que completar los datos omitidos en su declaración de patrimonio, después de las críticas del propio ministro Burgos. En los datos nuevos se pudo apreciar un total de $570 millones en propiedades.

Pero el tiro de gracia lo disparó Ciper, cuando reveló más de $417 millones de pesos en tres años correspondientes a contratos con el Estado de empresas ligadas a Riquelme. Socoar y Greentec concretaron negocios con el Estado para vender insumos médicos.

“Valorable, pero tardía”

La decisión de Riquelme obtuvo concordancia en el mundo político, tanto desde la Nueva Mayoría como de la Oposición, en la que valoraron la renuncia del administrador, pero criticaron su demora. Por ejemplo, en la Udi, el senador Juan Antonio Coloma, valoró que la salida del funcionario “es un paso que la ciudadanía estaba solicitando con absoluta legitimidad”, dado el “cúmulo de cosas que eran un poco impresentables” en la que a su juicio estaba involucrado Riquelme. No obstante, lamentó la forma en que el gobierno manejó el tema y señaló que “hay una forma de asumir los problemas por parte de la autoridad de gobierno que me llaman la atención”, y advirtió que se debe esperar a lo que diga la Contraloría General sobre las compras por trato directo que realizó durante su administración.

En tanto, el senador de la DC, Andrés Zaldívar, criticó que la permanencia de Riquelme “complicó tanto que llegamos a tener una situación durante 10 ó 15 días, hemos estado en la primera nota de las denuncias por las conductas de este funcionario”. “Indiscutiblemente yo creo que se debió haber tomado una acción antes (…) porque se fue completando un cuadro de denuncias. Yo creo que el propio Riquelme debió haber tomado la decisión antes y haber dejado a la Presidenta en libertad de acción”, enfatizó. A juicio de Zaldívar, “nos provocamos un daño en conjunto con este tipo de situaciones, porque primero viene el caso Caval y luego este otro tema (…) se va generando un daño a la imagen del gobierno y de la propia Presidenta. Yo creo que estos daños, son muy difíciles de recuperar. Eso se refleja en las encuestas”. “A pesar de que la Presidenta está de vacaciones, yo creo que así como tomó la decisión desde allá, esto podría haberse hecho antes”, recalcó.

En tanto, el diputado del PPD, Tucapel Jiménez, indicó que “costó entender que esto no se haya hecho antes, pero a la luz de los últimos antecedentes, no quedaba otra opción. Es algo que se veía venir y es bueno para el gobierno”. “Me costó entender que él no renunciara antes (…) era totalmente necesaria su renuncia (…) pienso que con los primeros antecedentes él debió haber dejado La Moneda”, concluyó.

Finalmente, la diputada de RN, Marcela Sabat, sostuvo que “al fin termina la protección al señor Riquelme. La ciudadanía se hizo escuchar, esperemos que la Presidenta explique la demora de esta salida” y su par de la Udi, José Antonio Kast, concluyó que “ahora habrá que investigar qué hay detrás de esta red que operaba en el gobierno”.