Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Vehículos destruyeron 35 geoglifos en Pozo Almonte provocando daños irreversibles

Por Agencias lunes 11 de enero del 2016

Compartir esta noticia
929
Visitas

Vehículos 4×4 destruyeron 35 geoglifos de entre seis y once siglos de antigüedad del cerro Tentación, cercano a los dibujos de Pintados, en la comuna de Pozo Almonte, en la Región de Tarapacá.

Para evaluar los daños, un equipo de profesionales de la Municipalidad, liderado por la arqueóloga María José Capetillo, visitó el lugar donde las huellas de ruedas dañaron los dibujos precolombinos.

“Los paneles de geoglifos tienen un daño irreversible y también los caminos troperos, que presentan evidencia de alto tránsito de motos y vehículos 4 x 4, pero a gran escala. Esto es el resultado de que ese tipo de actividad deportiva no se regule y no se adopten medidas de resguardo frente al patrimonio, ya que el Colegio de Arqueólogos mantiene un protocolo que define parámetros para estos eventos”, indicó la experta al diario La Tercera.

“Según los estudios que hemos hecho de la zona, estos geoglifos corresponden al período intermedio tardío, es decir, entre el año 900 al 1350, y fueron hechos por quienes transitaban en la zona”, puntualizó Capetillo.

Asimismo, el encargado de la oficina de Cultura y Patrimonio de Pozo Almonte, Edwin López, detalló que los tres paneles tienen cerca de 80 figuras, de las cuales al menos 35 fueron alteradas. “En sólo uno de los paneles hay un 50 por ciento de las figuras que evidencian el paso de los vehículos. A eso sumamos que cerca de un 70 por ciento del camino tropero está destruido”.

Por su parte, Vicente Arriagada, líder una agrupación jeeperos de la zona, apuntó a conductores sin experiencia, “creo que se trata de novatos o gente que no tiene conciencia sobre el cuidado que se debe tener sobre estos hallazgos arqueológicos, ni menos conocimiento de las zonas, pero claramente también faltan señalizaciones que identifiquen esos lugares”.

Cabe destacar que la intervención de un sitio arqueológico constituye una falta grave con penas de presidio y multa, siguiendo lo estipulado en Ley 17.288 de Monumentos Nacionales, siendo el principal daño la pérdida irreversible del contexto.