Necrológicas
  • José Cárcamo Galindo

Agricultores natalinos ponen a raya a tijeretas y pulgones con técnicas naturales

Por La Prensa Austral martes 26 de noviembre del 2019

Compartir esta noticia
214
Visitas

Gracias a taller de manejo de control integrado de plagas

Evitar daño económico en cultivos, proteger la salud humana y el medio ambiente son parte de los objetivos de la capacitación entregada a 17 campesinos

Las tijeretas no son venenosas y generalmente no muerden ni pican a los seres humanos. Pero hace un festín con lechugas, frutillas y otras hortalizas. De ahí que un invernadero desprolijo podría transformarse en el paraíso del insecto. Para evitar que ocurra es clave conocer el ciclo biológico de la plaga y aplicar un manejo de control integrado.

Así lo saben 17 agricultores de Puerto Natales que lupa en mano siguieron de cerca los “bichos” y aprendieron a frenar plagas de tijeretas, pulgones y otros insectos que buscan apoderarse de las cosechas.  Al final un día completo de repaso teórico y práctico.

“El manejo integrado parte con conocer el ciclo biológico de los insectos y así poder en terreno conocer el momento más vulnerable de la plaga, momento en que se debería focalizar el control”, explicó Marcela Moya, ingeniera agrónoma de Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Productos Fitosanitarios Agrícolas, Afipa.

Aclaró que para prevenir las plagas hay distintas maneras naturales y una muy importante es la prevención, entre las formas más utilizadas están la rotación de cultivos, uso de variedades resistentes a plagas, mantener buena sanidad, remoción de hospederos, y un buen manejo de restos de cosecha, rastrojos y semillas.

“El manejo integrado, considera muchas técnicas, desde limpiar, hacer trampas para atraer, por ejemplo, a ciertos puntos la tijereta. También sustancias caseras, infusiones de ortiga, macerados de ajo que son repelentes y ayudan”, puntualizó Moya.

Por otro lado, aseguró que existen insectos benéficos como las chinitas, algunos chinches y también crisopas para el control de pulgones, ácaros y polillas.  “Lo importante es que la alternativa que uno ocupe debe poner atención en evitar el daño económico en cultivos, proteger la salud humana y el medio ambiente”, indicó.

Agricultura orgánica

La pequeña localidad turística de Puerto Natales, ubicada a 77 kilómetros del Parque Nacional Torres del Paine, los últimos años ha desarrollado un intenso comercio de hortalizas que abastece a restaurantes y supermercados locales y de Punta Arenas.  De ahí que la iniciativa fuera solicitada por los propios agricultores, a través del programa de Servicio de Asistencia Técnica, SAT.

“Es bueno saber que podemos controlar las especies de plagas que nos atacan permanentemente, sobre todo si no queremos utilizar plaguicidas.  Hemos aprendido a sobrellevar el problema y ahora tenemos muchos más elementos. El curso ha sido claro y específico y muy productivo”, valoró Julia Muñoz, agricultora de Puerto Natales.

Igual opinión tuvieron los agricultores Marcelo Vargas y María Antilef. “Nuestra idea es volver a la agricultura natural y trabajar sólo de manera orgánica”, precisó Vargas.

En este sentido, la inspección de los cultivos a intervalos regulares es un aspecto clave. Hay que averiguar cómo crecen los cultivos, las malezas, insectos y enfermedades que están apareciendo, para llegar a una decisión en cuanto al uso de fertilizantes, control de malezas, de insectos y enfermedades y finalmente la fecha en que la cosecha debe empezar.

Y también hay que evaluar los enemigos naturales, ya que su presencia puede permitir que se minimice el uso de productos fitosanitarios.
Por su parte, Clarina Helmer, jefa de Área de INDAP Puerto Natales, destacó el entusiasmo y la participación de los agricultores por mejorar sus productos y el esfuerzo del Gobierno Regional de Magallanes por apoyar la Agricultura Familiar Campesina.

“Nuestros agricultores se esfuerzan por entregar un excelente producto y ellos mismos solicitan capacitación permanente para avanzar y tener más herramientas. Esta iniciativa fue financiada gracias al convenio suscrito entre INDAP y el Gobierno Regional de Magallanes”, explicó Helmer.