Necrológicas
  • Rubén Cárdenas Oyarzún
  • Sonia Iris Peña Martinic

Autoridades de Salud aun no entregan respuestas por muerte de un bebé de apenas ocho meses

Por La Prensa Austral miércoles 28 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
833
Visitas

El trágico hecho ocurrió el 15 de julio del presente año

Autoridades del Servicio no se han contactado con los padres del pequeño Diego Ignacio

El resultado del sumario se esperaba para fines de agosto, donde se iban a identificar las responsabilidades

A casi cuatro meses y medio del trágico fallecimiento del pequeño Diego Ignacio Torres Pérez, de sólo 8 meses de vida, aún las autoridades de Salud no entregan los resultados del sumario que ordenaron para esclarecer lo sucedido en este hecho que enlutó a la comunidad de Puerto Natales.

Los padres del pequeño bebé, Roberto Torres Miranda y Evelyn Pérez Ayaquintuy son funcionarios del Hospital Augusto Essmann.

Hasta el momento no han tenido ninguna noticia sobre el resultado de la investigación que en su momento fue anunciada por el Servicio de Salud Magallanes.

El último contacto que tuvieron con alguna autoridad del servicio en el cual trabajan fue a fines del mes de julio, cuando llegó a la zona la entonces subsecretaria de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud, Gloria Burgos, acompañada de la directora (s) del Servicio de Salud Magallanes, la doctora Isabel Iduya.

Firma de acuerdo

En la ocasión las representantes del sector Salud y los representantes de los funcionarios del hospital Augusto Essmann firmaron un acuerdo que buscaba que el mencionado centro asistencial enfrente casos de salud de mediana complejidad y que de este modo se responda a las expectativas que tuvo la comunidad al inaugurase el nuevo centro asistencial en septiembre de 2017.

Lo anterior fue el resultado de mesas de trabajo que se prolongaron por varias horas.

En la ocasión la ex subsecretaria Gloria Burgos dijo respecto al sumario por la muerte del pequeño Diego Ignacio que se encontraba en curso por lo que se esperaba su resultado a fines de agosto donde se iban a identificar las responsabilidades y los problemas.

Adelantó en la ocasión que “la primera impresión es que lo que aquí falló profundamente es que no se tenía procedimientos para casos graves, porque el hospital nació y creció en un nivel de baja complejidad, y por lo tanto todos sus procedimientos eran para eso”.

Sin respuesta

A cuatro meses de lo anterior, Roberto Torres dijo que “por ahora no hemos tenido respuesta del caso del Servicio (de Salud Magallanes) y del hospital tampoco”.

Agregó que “esperamos que lo sucedido se esclarezca. Que se vean los errores que se cometieron para que éstos no se vuelvan a repetir. No queremos que nadie más tenga el resultado que tuvimos nosotros”.

Ambos padres se mantienen con licencia médica y tratamiento psiquiátrico. Esperan pronto reintegrarse a sus funciones. En este periodo además del apoyo psicológico han contado con el respaldo de sus compañeros de trabajo. Roberto manifestó que “hay que darle tiempo al tiempo. Uno tiene que sobrellevar el dolor también y resignarse frente a lo que sucedió”.

Presentación de querella

En forma paralela al anunciado sumario por parte del Servicio de Salud, los padres presentaron una querella criminal en el Tribunal de Garantía de Punta Arenas, con la que esperan establecer responsabilidades en un cuasidelito de homicidio respecto del personal médico que brindó las atenciones tanto en el Hospital Augusto Essmann de Puerto Natales como en el Hospital Clínico de Magallanes de Punta Arenas, los cuales habrían cometido una serie de omisiones y negligencias de acuerdo a la presentación legal, la cual es patrocinada por el abogado Ramón Ibáñez. En ella piden que “se condene al autor según la pena señalada para tal cuasidelito en el precepto legal señalado, sin perjuicio del pago de la indemnización legal que proceda en virtud de la demanda civil que se deducirá en su oportunidad, y al pago de las costas de la causa”.

En su momento, los funcionarios del Hospital Augusto Essmann realizaron una serie de protestas y marchas por la ciudad, solicitando que se esclarezcan los hechos y que se apliquen sanciones. El malestar tuvo como consecuencia la renuncia a su cargo del director del centro asistencial y el traslado de un médico.