Necrológicas
  • Agustina del Carmen Cea Gómez
  • Héctor Julio Perriere Alvarado
Coronavirus

Colectiveros se sienten discriminados e invisibilizados por las autoridades

Por La Prensa Austral miércoles 13 de mayo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

“El gobierno no nos considera para nada”, exclamaron molestos los trabajadores del gremio del transporte colectivo de pasajeros, que pidieron algún tipo de apoyo, aunque sea mínimo, para paliar la crisis

Pese al peligro que implica su labor en tiempos de pandemia por riesgo de contagio por Covid-19, los colectiveros se ven obligados a salir cada día a recorrer la ciudad para prestar un servicio a la comunidad y a la vez generar dinero para llevar el sustento a sus hogares y poder cumplir con sus compromisos financieros, en momentos en que los llamados de los representantes del gobierno son a estar resguardados al interior de los inmuebles.

Por ello, los trabajadores del gremio del transporte colectivo expresan molestos que no han sido considerados por ninguna medida de apoyo anunciada por la autoridad, sintiéndose discriminados y en cierta forma invisibilizados por la actual administración del Presidente Sebastián Piñera.

Fernando Pérez lleva aproximadamente siete años como colectivero, en marzo de este año, con la implementación de las medidas para enfrentar el coronavirus, vio como su fuente de ingresos prácticamente se desvanecía. En un comienzo incluso no alcanzaba ni siquiera para cubrir los costos del combustible por lo cual decidió, junto a muchos de sus colegas, paralizar sus máquinas, esperando que la situación fuese pasajera. Sin embargo, con el correr de los días y semanas se vio obligado a salir trabajar con el fin de tener un ingreso para su familia. Cada día se transforma en una aventura, manifestó porque “a veces das vueltas a la ciudad sin que ningún pasajero ingrese a tu vehículo. Es una situación angustiante y frustrante, y que no vemos que vaya a variar en los próximos meses”, remarca.

Agregó que “hay colegas que se encuentran en peor situación, porque además de no tener ingresos familiares deben cumplir con diversas obligaciones como el pago de arriendos e insumos básicos”.

Necesidad de ayuda

Claudio Gómez, de la línea 21 de taxis colectivos, manifestó que hace ocho años, cuando comenzó a trabajar en esta actividad, había un movimiento normal que permitía tener asegurado un ingreso mensual. Sin embargo, en marzo de este año todo cambió. Hoy enfrenta, al igual que sus colegas, una situación angustiante. Expresó que “escuchamos diversos anuncios de las autoridades sin embargo ninguno de ellos está dirigido al sector transporte colectivo. No nos consideran en nada”, fustigó. Por ello, dijo que “requerimos que el gobierno tome medidas urgentes y de fondo como sería, por ejemplo, eliminar por este año el pago del permiso de circulación y que éstos recursos le sean entregados a los municipios por el Estado, a través del Fondo Común Municipal”. Añadió que además el gobierno debiera buscar una fórmula para pagar una especie de subsidio al transporte de pasajeros. “Desde que se creó el servicio de transporte colectivo jamás se ha recibido una ayuda del Estado, jamás, por ello consideramos que es el momento de obtener un apoyo para que continuemos entregando este importante servicio a la comunidad”.

Incertidumbre

Agregó que pese a un escenario fuertemente adverso “nosotros no vamos a dejar a nuestros pasajeros botados. Sabemos de la importante labor que cumplimos en Puerto Natales, por lo que los vecinos pueden estar tranquilos. Lo que no sabemos es hasta cuando podremos cumplir con ellos, porque la mantención y la operaciones de nuestras máquinas implica contar con recursos que hoy sin duda alguna no tenemos”.

Una situación más complicada enfrentan quienes no son propietarios de los vehículos y que ejercen la labor de choferes. Ellos se ven obligados a cancelar una cuota diaria y quedan al arbitrio de los dueños de los vehículos. Tal realidad los ha obligado a varios a cambiar de rubro e intentar mejor suerte en otras actividades. Otros trabajan para personas más conscientes y consideradas que han decidido enfrentar las pérdidas junto ellos, disminuyendo de forma importante el monto de las cuotas diarias.

Un gremio ignorado

Francisco Gómez trabaja como chofer de colectivos desde octubre del año pasado en Puerto Natales. En su caso dijo “es desesperante porque tengo que pagar arriendo e insumos básico y no alcanza. La gente no baja los arriendos”. Indicó que en los últimos dos meses sus ingresos diarios han disminuido en un 70%. Añadió que “en nuestro caso es aun peor, porque no recibimos ayuda de nadie, no estamos considerados y, lo que es mas decepcionante, ni siquiera se nos menciona”.

Expresaron que a otros gremios, el Estado los ha ayudado y no entienden esta discriminación hacia su actividad. Agregaron que “nosotros no tenemos ninguna responsabilidad en lo que está ocurriendo. Muchos quisiéramos quedarnos en casa y así cuidar nuestra salud y la de nuestras familias y sencillamente no podemos. En este momento no es exagerado decir que diariamente estamos arriesgando nuestras vidas y las de nuestros seres queridos”.

Ni siquiera un plan sanitario

Añadieron que desde ese punto de vista también son parte de la denominada “primera línea”, entregando un servicio valioso para la comunidad, y que al igual que trabajadores de otros sectores, se ven obligados a salir a trabajar todos los días.

Por ello, los colectiveros reiteraron su desilusión ante la indiferencia de las autoridades que ni siquiera han sido capaz de implementar un plan sanitario para ayudar a esta actividad, lo que -dijeron- podría darse, por ejemplo, a través de la entrega de mascarillas, guantes y sanitización de sus vehículos, lo que, manifestaron, sería al menos una ayuda que podría llegar desde el gobierno e, incluso, desde los municipios.