Necrológicas
  • José Ramón Ampuero Guzmán

Dirección del Trabajo desconoce Ley de Inclusión y discrimina a funcionaria trasplantada

Por La Prensa Austral miércoles 24 de abril del 2019

Compartir esta noticia
6.923
Visitas

Inspectora provincial del Trabajo es desvinculada por “salud incompatible”

Gabriela Alvarez Pérez, 32 años, expresó que “fueron 10 años en los que trabajé y velé para que se respeten los derechos de los trabajadores y los míos fueron vulnerados, lo cual me produce pena, rabia, confusión y por sobre todo fuerza y perseverancia para seguir luchando”

La Dirección del Trabajo procedió a desvincular a la Inspectora provincial del Trabajo de Ultima Esperanza por salud incompatible, discriminándola por ser una mujer trasplantada, desconociendo con ello la Ley de Inclusión, pese a ser el organismo que debe velar por su cumplimiento.

La administradora pública, Gabriela Alvarez Pérez, 32 años, ingresó por concurso público a la Dirección del Trabajo el año 2009, recién egresada de la universidad. En agosto del año 2014 ganó el concurso para desempeñarse como inspectora provincial del Trabajo de Ultima Esperanza (jefa de la oficina provincial) por tres años. En diciembre del 2017 nuevamente ganó este concurso por el mismo plazo de tiempo.

Dos años antes de ser inspectora provincial sufrió una enfermedad renal, siendo trasplantada el año 2012. Intervención que resultó todo un éxito, debiendo sólo estar sometida a un control periódico por un nefrólogo.

Trámite de pensión

En noviembre del año pasado tramitó su pensión de invalidez. En enero de este año se acreditó esta condición con un porcentaje del 52% de discapacidad. Lo cual era un mero trámite porque por ser trasplantada le correspondía un 50% de discapacidad más un 2% por su edad.

Sobre este punto aclaró que “las normas legales y reglamentarias que regulan el sistema de pensiones no contemplan ninguna incompatibilidad legal entre una pensión de invalidez, total o parcial, y un trabajo remunerado, de modo que no existe inconveniente para que un afiliado declarado inválido pueda trabajar con su capacidad residual, de conformidad a las modificaciones realizadas en ley Nº21.015 de Inclusión Laboral”.

Gabriela Alvarez tiene suma claridad sobre este tema al ser la Dirección del Trabajo el organismo público -entre otras tareas- que debe velar por el cumplimiento de la Ley de Inclusión, que establece que no hay inconveniente alguno para que un beneficiario de una pensión o jubilación por discapacidad siga trabajando con una jornada laboral normal.

Incluso ella realizó, antes de tramitar su pensión, las respectivas consultas a la Dirección Regional del Trabajo, donde le indicaron que la acogerían por la Ley de Inclusión.

Sin embargo, el director nacional del Trabajo “de manera discrecional tomó la decisión de desvincularme de conformidad al artículo 152 de la ley Nº18.834 (Estatuto administrativo de los funcionarios públicos), es decir salud incompatible. Tras lo cual de forma ignorante, por decir lo menos, el director regional del Trabajo de Magallanes y Antártica Chilena, Francisco Parada, entendió que yo me autodespedí al tramitar mi pensión, lo cual es totalmente falso”.

Agregó que cuenta con los correos electrónicos y la documentación que prueba las consultas efectuadas y los trámites realizados al respecto.

Desazón y tergiversación de los hechos

Expresó que “fueron 10 años en los que trabajé y velé para que se respeten los derechos de los trabajadores y los míos fueron vulnerados, lo cual me produce una extraña mezcla de sentimientos y emociones. Pena, rabia, confusión y por sobre todo fuerza y perseverancia para seguir luchando no sólo por mi si no también por todos los enfermos renales trasplantados y dializados y por todos los que tenemos alguna discapacidad para que no se nos discrimine laboralmente y en ningún sentido y para que se respeten nuestros derechos”.

Añadió que el director regional del Trabajo, Francisco Parada, se ha preocupado en los últimos días de llamar a los dirigentes sindicales de la comuna indicándole que ella quiso irse del servicio, como una forma de tergiversar los hechos y el mal actuar que han tenido en su caso.

Una trayectoria intachable

Gabriela Alvarez manifestó que su ingreso al servicio como los concursos ganados no han obedecido a respaldos políticos, ya que nunca ha estado inscrito en ninguna colectividad política. Siendo durante toda su gestión calificada con la nota máxima, contando sólo con anotaciones de mérito en su hoja de vida, cumpliendo siempre con todas las metas y funciones y no teniendo nada que se le pudiera reprochar. Incluso, durante su gestión, se recuperaron las confianzas con los usuarios y sindicatos, creando un excelente clima laboral al interior de la oficina. El trabajo en equipo fue tan destacado que apoyaron a otras oficinas provinciales como las atenciones de Puerto Williams.

Agradece apoyo

Por ello, al conocerse la intención de desvincularla “he recibido muchas muestras de apoyo y contención. Me siento muy agradecida. Mi tema esta en conocimiento de las autoridades regionales incluido el intendente y también de las autoridades nacionales”.

En este momento cuenta con la asesoría de un abogado, el ex seremi del Trabajo, Carlos Abarzúa.

Expresó que “aunque me den una solución he decidido hacerlo público para que sepan la injusticia que cometió la Dirección del Trabajo conmigo al no acogerme a la Ley de Inclusión que tanto divulga y fiscaliza se cumpla en el sector privado”.