Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría
  • Emilio Mendoza Silva

Entregan silla de ruedas eléctrica a discapacitado

Por La Prensa Austral miércoles 25 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Realizada por la agrupación “Tengo derecho a vivir”

Una moderna silla de ruedas fue donada a un conocido discapacitado de Magallanes por parte de la agrupación “Tengo derecho a vivir”, que reunió los recursos en una campaña que se efectuó en conjunto con el conocido hombre de radio, Arturo Pérez.

El fin de semana, los integrantes de la agrupación que preside Margot Jara llegaron de sorpresa hasta el domicilio de Francisco Ríos Altamirano a entregarle el importante equipamiento que le vino a cambiar la vida.

Jara indicó que la donación fue financiada a través de una colecta efectuada en la población local, que contó con la colaboración del locutor de radio Natales, Arturo Pérez.

Expresó que “estamos conformes y contentos por lo realizado, ya que se trataba de un equipamiento que requería de forma urgente y que le viene a solucionar una necesidad. Ahora podrá de forma cómoda desplazarse por la ciudad”.

Aclaró que por cualquier circunstancia que Francisco Ríos deje de utilizar la silla de ruedas eléctrica, ésta deberá ser entregada a otra persona que la requiera, debido a que se trata de una donación realizada con aportes de toda la comunidad con el claro objetivo de ayudar a personas necesitadas.

La mencionada agrupación agrupa a familiares de personas fallecidas. Entre ellos la propia presidenta y su esposo, quienes lamentablemente perdieron a su pequeño hijo, Ethan, por lo que consideran una negligencia médica, lo cual aún no se encuentra aclarado por la justicia.

“La gente es muy buena”

Hace cinco meses aproximadamente llegó a Puerto Natales Francisco Ríos Altamirano, de 56 años. Desde un primer momento se hizo conocido en la ciudad por transitar por las calles en su silla de ruedas, con la cual se moviliza para vender La Prensa Austral en distintos puntos del centro de Natales.

Nacido en Osorno desde los 14 años se radicó en Punta Arenas, donde realizó su servicio militar.

Tras realizar diversos trabajos, pasados los 30 años retornó a su tierra natal. Allí se desempeñó en la cosecha de manzanas, sufriendo un accidente al caer desde un árbol. Como secuela quedó con un hematoma en una de sus piernas, a lo cual no le dio mayor importancia. De retorno a Punta Arenas trabajó en una pesquera. En esos momentos comenzó a tener dolores en dicha extremidad que le hacían dificultoso el caminar.

Conminado por una de sus jefas llegó hasta el hospital de Punta Arenas, donde le diagnosticaron una gangrena producto de una fractura nunca tratada. El único medio de salvarle la vida fue amputarle la pierna. Desde ese momento, este padre de dos hijos y abuelo de cuatro nietos, se encontró de la noche a la mañana viviendo otra realidad.

Decidido a no dejarse morir, hace cuatro años comenzó a vender el diario en Punta Arenas. Aunque se hizo de una buena clientela y de la ayuda de mucha gente, decidió probar suerte en Puerto Natales hace cinco meses. Aquí reconoce la vida le ha favorecido y dice sonriente “acá me cambio la suerte”.

A Natales llegó con una vieja silla de ruedas a la que se le salía la cubierta de las ruedas. Ante ello, una funcionaria del Cesfam le regaló una silla que le había pertenecido a su hermano. Un día que se encontraba en la calle se le acercaron los integrantes de la agrupación “Tengo derecho a vivir. Por los derechos del paciente” quienes se ofrecieron ayudarle para que se movilizara con mayor comodidad por la ciudad. Se comprometieron a adquirirle una silla de ruedas eléctricas y el sábado 21 de marzo cumplieron. “Por este tema del coronavirus pensé que iba a llegar después, pero cuando los vi llegar supe que venían con mi silla de ruedas. Estoy realmente muy contento y emocionado. La gente ha sido muy buena conmigo. Yo soy muy creyente y eso me ha ayudado mucho” dijo Francisco Ríos, quien de inmediato comenzó a manejar la nueva implementación

Como prueba definitiva de que en Natales le cambio la suerte, adelantó que gracias a las gestiones de muchas personas y autoridades, para fin de año tendrá su casa propia en esta tierra que lo cobijó hace cinco meses.