Necrológicas
  • Amina Rodríguez vda. de Molina
  • Rodolfo Antonio Godoy Huenteo
  • Fernando Muñoz Subiabre

Gobernadora Ana Mayorga llamó a vecinos en toma a abandonar los terrenos ocupados

Por La Prensa Austral miércoles 14 de marzo del 2018

Compartir esta noticia
1.409
Visitas

La autoridad provincial asumió con tareas pendientes que deberá enfrentar de inmediato

La jefa de gobierno provincial dijo que se reactivarán las mesas de trabajo para buscar una solución a esas personas, pero que antes deben salir del lugar -parte posterior del estadio municipal- porque se trata de un sitio inundable

“Los que cumplan los requisitos les vamos a entregar una opción, siempre y cuando esos terrenos sean abandonados. Allí no hay ninguna posibilidad que se puedan quedar”, manifestó la gobernadora de la provincia de Ultima Esperanza, Ana Mayorga, sobre la toma de terrenos realizada en la parte posterior del estadio municipal Víctor Bórquez Miranda, en la orilla del estero Natales.

Sobre este tema dijo que se reactivarán las mesas de trabajo para buscar una solución a esos vecinos, pero que antes deben abandonar el lugar porque se trata de terrenos inundables. Dijo que deberían seguir los conductos regulares como lo hacen el resto de los vecinos y cumplir los requerimientos.

Lo anterior es uno de los temas que la nueva autoridad deberá enfrentar de inmediato, como asimismo el problema de los cortes de agua que afectaron a la ciudad el año pasado. Tema por el cual se reunirá con representantes de la empresa Aguas Magallanes para conocer los proyectos a implementar para superar este problema. Otra materia será el destino del edificio del antiguo hospital.

Arduo trabajo

En los tres primeros días que lleva como gobernadora de Ultima Esperanza, Ana Mayorga se ha abocado a conocer el funcionamiento administrativo de la gobernación; ha conocido su personal, labor que realizan y lugar de trabajo. Además se ha reunido con servicios públicos; Fuerzas Armadas y de Orden y medios de comunicación.

Reconoció que administrativamente su labor implica un arduo trabajo para ella como para los funcionarios de la gobernación. Dijo que “fue un cambio radical el estar como concejal de una comuna donde uno propone y entrega ideas a un trabajo más macro donde se debe trabajar en aplicar una gran cantidad de políticas públicas”.

Dijo que era una gran responsabilidad y que tenía una gran tarea por delante, ya que debía aprender una gran cantidad de materias, por lo que requería un equipo de profesionales y funcionarios comprometidos con esta gran labor, encontrando una buena disposición de parte de los funcionarios de la gobernación provincial. Durante esta semana ya espera ir conformando su equipo de trabajo más cercano para ir enfrentando este desafío.

Señaló que su función es una labor donde debe tener un trabajo cercano con las personas, entregando soluciones. Por ello, agregó, una tarea importante que debe enfrentar desde ya es que la información sobre las políticas de Estado y beneficios lleguen a la población. Por ello espera fortalecer el área comunicacional de la gobernación y la labor territorial.

Apoyo familiar

Ana Mayorga cuenta con una familia que la ha acompañado en cada uno de los desafíos políticos que ha enfrentado en los últimos años. En sus cuatro elecciones como concejala, donde cada ocasión fue incrementando su apoyo popular hasta alcanzar casi los 1.700 votos, los suyos han estado a su lado.

Un papel primordial ha tenido su esposo desde hace 25 años, Hernán Manríquez, a quien conoció cuando éste recién estaba llegando desde la Región del Maule.

Este funcionario de la Corporación Municipal, acompaña silenciosamente a su esposa, siendo su más leal consejero, siempre llamando a enfrentar los temas con calma y tranquilidad. Sobre su esposa dijo que “siempre la he apoyado en lo que más se pueda. Como familia tenemos que estar junto a ella”.

Su hija mayor, Carolina, de 24 años, es profesora de educación diferencial y se encuentra trabajando en Puerto Natales. Sobre la tarea que asumió su madre dijo que “siempre conversamos todo como familia antes de tomar una decisión. Ahora a ella la veo segura, capaz, y para mi como hija es un gran orgullo que la hayan reconocido después de tantos años haciendo un trabajo social para la comunidad”.

Mauro -su hijo menor- de 14 años estudia en el Liceo Salesiano Monseñor Fagnano. Dijo que se sentía ”orgulloso y feliz, porque siempre la he apoyado en todo lo que ha hecho y sabía que ella iba a llegar lejos”.