Necrológicas
  • María Magdalena Muñoz Loaiza
  • José Mario Santana Díaz
  • Olegario Pérez Pérez
  • Blanca Mansilla Montiel

Invierten sobre los $ 200 millones para prevenir cortes masivos de agua potable

Por La Prensa Austral miércoles 4 de abril del 2018

Compartir esta noticia
185
Visitas

Asumió nuevo administrador de la oficina de Aguas Magallanes de Puerto Natales

Inversiones por sobre los $ 200 millones se encuentra realizando Aguas Magallanes para prevenir cortes masivos de este vital suministro como los ocurridos el año pasado

Así lo informó el nuevo administrador de la oficina de Aguas Magallanes en Puerto Natales, Bernardo Henríquez Díaz, quien atribuyó al cambio climático las intensas lluvias registradas a fines de octubre del año 2017 y que produjeron un corte de agua potable que se prolongó por cuatro días. Una situación que la nueva administración de Aguas Magallanes en Natales, mira con respeto y para lo cual -explicó- la compañía se prepara con nuevos desafíos y políticas de inversiones.

Con experiencia en el sector sanitario, Henríquez espera contribuir a fortalecer la relación con la comunidad. “Sabemos que estamos frente a un nuevo escenario y, por ello, tenemos el firme compromiso de trabajar arduamente y de manera estrecha con los vecinos, autoridades y la comunidad en general” indicó.

Bernardo Henríquez nuevo representante de Aguas Magallanes en Puerto Natales.

Con respecto a las inversiones programadas para prevenir situaciones como las ocurridas a fines de octubre del año pasado, donde tras intensas lluvias, la ciudad se quedó sin agua potable por la alta turbiedad que llevaban y que impidieron su rápido tratamiento, indicó que “desde el día uno comenzamos a trabajar arduamente con áreas como infraestructura para fortalecer nuestros sistemas. Actualmente como Aguas Magallanes nos encontramos en etapa de ejecución de nuevos proyectos de inversión del orden de las 8.000 UF ($217 millones aproximadamente) que en el corto plazo entrarán en operaciones y que se sumarán a lo que hemos realizado en años anteriores, para entregar un servicio de calidad y además anticiparnos a eventuales fenómenos ocasionados por el cambio climático”.

Nueva tecnología

Aguas Magallanes está en proceso de fortalecer la Planta de Tratamiento de Agua Potable con un nuevo sensor de turbiedad, que consiste en un sistema de alerta temprana ubicado a una distancia aproximada de 6 kilómetros de la captación que podrá medir la turbiedad al menos tres horas antes de producirse un evento que pueda inhabilitar el funcionamiento de los filtros ubicados en la Planta de Producción de agua potable.

Por otra parte, al sistema de agua potable se agregarán dos filtros a los ocho existentes, robusteciendo la capacidad del proceso de producción en la planta. A lo anterior, se sumará un mezclador estático que permitirá producir una mejor mezcla entre los productos químicos (usados para que las partículas de turbiedad queden retenidas en los filtros) y el agua cruda, previo al proceso de filtración.

Otra de las mejoras ya realizadas es la posibilidad de lavar los filtros con agua cruda, pues anteriormente sólo era posible hacerlo con agua potable. Todo esto permitirá disminuir los tiempos de normalización de los procesos, ante eventos de naturaleza climática o generados por el hombre.

Manifestó que “el agua que captamos y que tratamos en nuestra planta de producción tiene características que la sitúan entre las mejores de Chile, pero más importante aún es que nuestros procesos aseguran su calidad, con parámetros que son medidos diariamente y con un grupo de profesionales natalinos muy comprometido con su labor y con su ciudad”.

El primero de los cortes masivos de agua producidos el año pasado ocurrió el 29 de agosto el cual se prolongó por espacio de 12 horas, debido a la turbiedad con que llegaba el vital elemento a la planta de agua potable. El corte total afectó a 7.600 hogares aproximadamente y a una población de 22 mil personas, sin contar los visitantes y turistas que se encontraban ese día en la ciudad.

Un nuevo corte de agua potable se produjo entre el 29 de octubre al 1 de noviembre (cuatro días) del 2017, debido a la turbiedad del agua, lo que se atribuyó a las fuertes precipitaciones de lluvia ocurrido durante esos días. Lo anterior provocó un profundo malestar en la comunidad natalina lo que se manifestó con marchas, protestas frente a la oficina local de Aguas Magallanes e incluso el corte de la Ruta Nueve.