Necrológicas

Restaurantes han debido reformular su atención al público para funcionar en tiempos de pandemia

Por La Prensa Austral miércoles 29 de julio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Han realizado inversiones e innovado para mantener a flote sus establecimientos

Una serie de innovaciones y adecuaciones han debido realizar los empresarios locales para reabrir sus establecimientos comerciales de una forma segura y eficiente en tiempos de pandemia.

Uno de los servicios con más complicaciones para acomodarse a las nuevas condiciones ha sido el gastronómico. En marzo debieron cerrar sus puertas y de la noche a la mañana quedarse sin clientes y con la triste decisión de desvincular a su personal, muchos de ellos mano especializada difícil de reemplazar.

El Restaurante El Bote, en su nuevo formato de funcionamiento.

Sin embargo los apremios económicos y la necesidad de no perder sus emprendimientos -donde han volcado sus sueños y su vocación- los ha obligado a comenzar lentamente a reabrir sus puertas. Para ello se han debido adecuar a esta situación distinta que vive el mundo, buscando formas novedosas para volver a operar, vinculadas a disminución de costos y operación a distancia de manera segura, eficiente y sanitaria.

Uno de éstos establecimientos que acaba de reabrir sus puertas es La Crepería Patagonia, ubicada en Bulnes Nº204 (esquina Barros Arana), la cual funciona desde hace casi 8 años y desde hace un año y medio en esta nueva dirección. Especializados en crepes -al cual le han sumado productos locales- también entregan servicio de cafés, ensaladas, postres e infusiones, entre otros. Cerró momentáneamente sus puertas el 19 de marzo, sin embargo la emergencia por el coronavirus se prolongó más allá de lo esperado. Ante ello, su propietario Andrés González decidió volver a operar a partir del 23 de julio, debiendo adecuarse a las nuevas condiciones y en vez de atender en su salón, debió comenzar a enviar su producto a los hogares de sus clientes.

Este servicio de delivery lo tendrá que asumir como un costo propio para no sumarlo al valor del producto, siendo su mayor preocupación que mantenga su alta calidad en este nuevo formato.

Aunque es muy pronto para hacer un análisis más profundo no ha sido fácil este retorno, donde ha experimentado una ostensible baja en sus ventas, pese a lo cual ha mantenido sus costos, a lo que debe sumarle el “valor que conlleva enviar el producto a los domicilios, implementar la forma de como entregarlo (su embalaje en llamativas cajas) y al hecho que subieron en un 5% los precios de los productos que se comercializan a nivel local” indicó.

Costos difíciles de sobrellevar

Agregó que “creo que cualquier restaurante se puede adaptar a los cambios, haciendo buenas políticas y cumpliendo las normas, pero lo difícil de sobrellevar son los costos que esto implica y el entregar un producto de calidad tal como sucedía en la atención directa en el local”.

Pese a todo lo anterior está contento y satisfecho de enfrentar este nuevo desafío. La Crepería Patagonia funciona de lunes a domingo, de 15 a 21 horas, en horario continuado. El fono de contacto para los pedidos es el 612-253575 y los despachos a domicilio son gratuitos.

Variada oferta y precios rebajados

También reabrió sus puertas el 22 de julio el Restaurante El Bote, ubicado en calle Bulnes Nº380. Este restaurante familiar funciona desde hace 18 años en el mismo lugar, contando con una fiel clientela. El administrador Darío Matus manifestó que “el nuevo formato es toda la carta del restaurante para llevar, pero además contamos con nuestra propia panadería artesanal, cervecería artesanal, repostería artesanal y otras opciones como café en máquinas expendedoras Vending y golosinas en el mismo formato”. A la vez redujeron los precios de sus platos.

Durante estos meses que estuvieron cerrados prácticamente reinventaron el servicio, todo con la finalidad de optimizar la seguridad para los funcionarios y clientes, con el fin de que éstos últimos tengan la certeza que se realiza una manipulación higiénica y segura. Es así que no pueden ingresar al establecimiento más de cinco personas al mismo tiempo, los cuales deben sanitizar su calzado en un pediluvio y sus manos con alcohol gel. A lo anterior, se suma una fumigación que se realiza al cerrar y al abrir el local. Los pedidos se pueden hacer al fono de contacto 612-410045.

Matus manifestó que “la gente puede estar en el local sólo para hacer su pedido o venir a retirarlo, pero lo hicimos también con la finalidad de contribuir a la no propagación del coronavirus. Qué más quisiéramos tener a los clientes acá y poder conversar con ellos y mantener la dinámica que teníamos siempre, pero no es lo más sano, ni lo más sensato en este momento”.

Esperanza en el futuro

Reconoció que hasta el momento las ventas han sido lentas y que es difícil determinar como vendrá el futuro, aunque tiene la confianza que cada día será mejor. “Si mantenemos este ritmo de trabajo esperamos llegar al 10 o al 15% de la venta que teníamos el año pasado, lo que no es mucho, pero es mucho mejor que estar cerrados”.

El establecimiento atiende de 10,30 a 21 horas, de martes a domingo.

Fotos Gabriel Leiva