Necrológicas
  • Ramón Almonacid Villegas
  • Candelaria del Carmen Gómez
EDITORIAL

Abandono de adultos mayores en el hospital

Por La Prensa Austral lunes 9 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

El envejecimiento de la población es un proceso delicado que impone un sinnúmero de demandas al Estado y a la sociedad, en general.

Un adecuado, oportuno e igualitario acceso a la salud es, por lo pronto, una de las mayores urgencias. En Chile y en Magallanes, en particular, esto no está necesariamente garantizado.

Cabe recalcar que en nuestra región sigue existiendo un solo geriatra, pese a que es la zona que más ha envejecido a nivel nacional.

El maltrato a los adultos mayores es una realidad que no se puede soslayar. Son cientos las personas que por enfermedades y discapacidades motoras y cognitivas son objeto de agresiones físicas, síquicas y económicas. Algunos casos son denunciados y ello permite que organismos especializados y los propios tribunales de Justicia adopten medidas de protección.

Dentro del maltrato está el abandono. Cada vez son más las situaciones que se develan de adultos mayores y personas ancianas que están viviendo solas, en condiciones de extrema pobreza, padeciendo, incluso, desnutrición, entre otros males.

Otra arista del maltrato es la acción deliberada de familiares que ingresan a sus abuelos, padres o personas a su cargo a recintos hospitalarios, para que los cuiden, dejándolos allí sin regresar a buscarlos.

En nuestra edición dominical, el jefe del Servicio de Medicina del Hospital Clínico volvió a poner en la agenda pública la gravedad de esto, dando a conocer los casos de abandono que existen en este recinto. Apuntó que, a la fecha, hay 21 adultos mayores que fueron dejados bajo el cuidado de este establecimiento y que están ocupando camas que deberían estar destinadas a atender a otros pacientes.

No es algo nuevo. Desde hace una década que desde dicho hospital se viene denunciando aquello.

El Establecimiento de Larga Estadía de Adultos Mayores (Eleam) desde que abrió sus puertas ha tenido una alta y creciente demanda, no dando abasto.

Como bien lo observó el jefe del referido servicio hospitalario, Héctor Gómez, se requiere con urgencia contar con otro recinto que pueda albergar a aquellas personas que no cuentan con el cariño de sus familias y cuyo único destino es vivir en el abandono absoluto. Se trata de un drama social del cual el gobierno y los servicios especializados tienen que hacerse cargo.