Necrológicas
EDITORIAL

Adiós a un gran dirigente deportivo

Por La Prensa Austral jueves 29 de noviembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

En el mundo del deporte, se requiere una conjunción de voluntades para tener éxito. No sólo basta con tener buenos entrenadores, sino también con reconocer oportunamente a aquellos niños que, desde temprana edad, manifiestan condiciones especiales para la actividad física y para ciertas disciplinas.

La experiencia de los DT y el esfuerzo y el cariño que coloquen en cada entrenamiento son un aspecto esencial, al igual que la práctica cotidiana y la disciplina que cada deportista y/o cada equipo dediquen para potenciar sus habilidades naturales.

Pero, muchas veces ni entrenadores de excelencia ni talentos destacados bastan para alcanzar logros y mantenerlos en el tiempo.

El rol que cumplen, muchas veces, los dirigentes de los clubes, ramas y confederaciones deportivas es determinante e inclina la balanza a favor o en contra de la obtención de medallas.

Tanto como un atleta o un jugador excelente o como un reconocido director técnico, los buenos dirigentes también se hacen notar y alcanzan notoriedad. Tal fue el caso de Angel Gómez Montenegro, cuya repentina muerte impactó a la comunidad deportiva regional y a cuantos aman el deporte en Magallanes.

Su pasión dirigencial fue tan manifiesta que hasta sus propios hijos reconocieron que él pudo haber faltado a alguna reunión de curso, pero que nunca dejó de asistir a un encuentro ligado al deporte.

Su actividad desinteresada y abnegada a favor del deporte regional quedó de manifiesto en todas las expresiones de congoja y agradecimientos expresados a través de palabras o de gestos durante su velatorio en el gimnasio de la Confederación Deportiva y en la masiva concurrencia a sus funerales.

Gracias a él, en Magallanes se pudieron llevar adelante grandes iniciativas y encuentros deportivos, si bien Angel Gómez Montenegro partió sin ver uno de los anhelados proyectos: el techado del estadio Fiscal.

Sería esperable que, en un homenaje póstumo a su esfuerzo y el de tantos otros, se aprueben los recursos para materializar dicho proyecto.