Necrológicas
  • Beatriz Varillas Cusevich
  • Rafael Rodrigo Ramos Monckton
EDITORIAL

Adultos mayores, la atención que merecen

Por La Prensa Austral martes 2 de abril del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
83
Visitas

El envejecimiento de la población es una realidad que en Chile recién se está recién asomando, si bien existen 2,2 millones de personas sobre los 65 años de edad viviendo en el territorio. Ellas representan el 12% de la población y se proyecta que esta tasa suba al 25% en 2050, año para el cual se espera que haya 5,4 millones de adultos mayores en el país.

Este fenómeno demográfico reporta una serie de desafíos y adaptaciones de las políticas públicas, en términos de mejora de pensiones, habitabilidad y salud, en general.

Una buena parte de este segmento poblacional vive en el abandono, la pobreza y la soledad, lo que ha tenido como consecuencia, entre otros efectos, el incremento de los casos de suicidio en Chile.

El tema fue abordado recientemente en la Comisión del Adulto Mayor del Senado, donde se conocieron informes que buscaron volver la mirada hacia esta dolorosa realidad.

Una conjunción de factores son los que están llevando a que cada vez sean más las personas de avanzada edad que se sienten motivadas a optar por tal camino. Sentimientos de soledad y desesperanza, una enfermedad dolorosa y/o crónica, la precariedad en el acceso a la salud, las bajas jubilaciones, el dejar de tener una función en la sociedad, la depresión y una escasa red social llevan a los adultos mayores a tener al suicidio como alternativa.

Se trata de un tema poco abordado, pero que tiene que llamar la atención -como lo expresó la directora de Fundación Míranos- sobre el lugar que les estamos dando a las personas mayores y a quienes, incluso, están hoy viviendo lo que se ha llamado la cuarta edad (mayores de 80 años).

Este tema nacional también tiene su correspondiente re-gional y en Magallanes debemos reflexionar sobre el trato que están recibiendo nuestros adultos mayores, cómo se les atiende en los servicios públicos y en la red de salud.

Nuevamente, surge la problemática regional de falta de geriatras y la necesidad de reforzar los planes de capacitación a los profesionales.