Necrológicas
  • Juan Lorenzo Domínguez
  • Bernardo Sirón Alvarez
  • Juan Pinto de la Fuente
EDITORIAL

Alarmante acción depredadora del castor y el visón

Por La Prensa Austral viernes 23 de marzo del 2018

Compartir esta noticia
225
Visitas

Introducidas como es-pecies exóticas tendientes a generar una industria peletera en el sector argentino de Tierra del Fuego, tanto el castor como el visón americano se han transformado en depredadores de la biodiversidad desde que ingresaron a la zona chilena en la década del ’50.

En el primer caso, el impacto del roedor es ostensible en vastas zonas forestales, siendo hasta la fecha poco eficaces los programas y planes de contención y erradicación que se han ideado para controlar los daños que provoca el castor.

A nivel nacional, existen 14,3 millones de hectáreas de bosque nativo y en Magallanes hay 2,6 millones de ha, por lo cual nuestra región es la tercera en relevancia, después de Aysén que posee 4,3 millones de ha y de Los Lagos que tiene 2,8 millones ha.

Lenga, coigüe de Maga-llanes, ciprés de las Guaitecas y Siempreverde son las especies nativas que se encuentran en los bosques magallánicos. Un cálculo rea-
lizado por Conaf permite determinar que, desde 1997, los incendios forestales han consumido 3.500 hectáreas, mientras que la acción depredadora del castor ha sido mucho más devastadora, al afectar, desde su introducción en la zona, unas 23.000 ha.

Un impacto menos visible, pero no menos relevante, es el que está ocasionando el visón americano también en Tierra del Fuego y, en forma más específica, en el sector del seno Almirantazgo. La Wildlife Conservation Society (WCS) ha estado monitoreando a seis colonias de albatros de ceja negra que anidan en el islote que lleva el nombre de esta ave. En 2015, se constató la ausencia de actividad reproductiva, al no encontrarse ni huevos ni polluelos. Inmediatamente se responsabilizó al  voraz mustélido de aquello, junto a skúas y algunas especies de huillín (nutria endémica del sur de Chile que es controlador natural para la plaga del visón). Esta situación volvió a darse en la última temporada.

Se trata, entonces, de dos especies exóticas que deben ser controladas en forma más eficaz, requiriéndose para ello programas más efectivos y una acción más persistente para poder reducir el gran impacto negativo que su presencia está ocasionando en la flora y la fauna nativas de Magallanes.