Necrológicas
  • Nolberto Robinson Villarroel Barría
  • Beba Babaic Smith
EDITORIAL

Alcaldes y retorno a clases

Por La Prensa Austral martes 9 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Desde que se decretó la suspensión de clases presenciales, a mitad de marzo, siempre han generado polémica los anuncios ministeriales respecto del retorno a las aulas.

Los ministerios de Educación y de Salud han estado abordando este tema, principalmente respecto de la capacidad real que tienen los establecimientos de asegurar que la asistencia a clases se haga bajo las medidas sanitarias que la pandemia impone para evitar el contagio de los estudiantes, del resto de la comunidad educativa y de los respectivos grupos familiares.

Lo único cierto de este plan es que el retorno -“gradual y flexible”, como lo informó el ministro Raúl Figueroa- comenzará por aquellas zonas rurales en que el coronavirus no ha estado presente o ha tenido menor impacto en términos de expansión y contagios.

Mientras el Colegio de Profesores ha planteado que bajo estas circunstancias de pandemia el regreso presencial resultaría “inhumano”, la preocupación del ministerio radica en el aprendizaje de los estudiantes, ya que es ostensible que la modalidad online y/o la utilización de guías enviadas a través de correos electrónicos han tenido rendimientos disímiles, siendo los más desfavorecidos los estudiantes de familias de menores recursos y los alumnos de establecimientos rurales, donde el acceso a Internet es más precario.

En procura de un retorno seguro a clases, fue importante la reunión virtual que sostuvo el ministro Figueroa con los diez alcaldes de Magallanes, ya que éstos pudieron informarle sobre las realidades de cada comuna y convenir con él qué momento parece más oportuno, tanto como qué medidas se tienen que implementar.

Esta es una decisión muy delicada que no puede quedar al arbitrio de un escritorio en Santiago, sino que tiene que considerar la opinión de los alcaldes y de otros actores, siempre entendiendo que se tiene que proteger la salud de las personas, pero también que existe la obligación de evitar otra crisis, como puede tornarse la educativa.