Necrológicas
  • Ramón Almonacid Villegas
  • Candelaria del Carmen Gómez
EDITORIAL

Alerta ballenera

Por La Prensa Austral miércoles 10 de julio del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

La decisión japonesa de reiniciar el pasado 1 de julio la caza de 227 ballenas, tras 30 años de prohibición, ha dado origen a diversas ex-presiones internacionales de rechazo.

Las autoridades niponas aseguraron que capturarán especies que no están en peligro de extinción. La cuota permite 52 ballenas de la clase Minke, 150 de rorcual Bryde y 25 de rorcual común. Y la información entregada por Japón asegura que existen 20.513 ejemplares de la primera y casi 35.000 de la segunda y la tercera especie.

El sacrificio de estas enormes criaturas del mar constituye un tema sensible para la humanidad que ve en ello una acción de crueldad innecesaria y reprochable.

Japón apela a la cláusula de investigación científica para justificar su incursión en los mares antárticos. No obstante, la caza está asociada a la venta de los productos extraídos, según ellos, para financiar futuras expediciones.

Su decisión se da a seis meses de abandonar la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

Nuestro país integra la Comisión Ballenera Internacional desde el año 1979 y, consecuente con dicha postura, concurre a las reuniones de la organización. En el plano interno impulsó la formación de santuarios balleneros en dos zonas del austro, como son Chiloé y la isla Carlos III en el estrecho de Magallanes. Frente a la isla grande es posible avistar la ballena azul, en tanto que en Magallanes se aprecia la jorobada, que tiene una permanencia de varios meses en el estrecho. Precisamente, en este sector se radica la creación del parque marino Francisco Coloane que se ha convertido en un atractivo turístico de la región. Hasta hace dos décadas dicha área marina protegida, cobijaba a unos 40 ejemplares. El año pasado la cifra superó los 200.

Resulta insólito, entonces, que mientras algunos países se esmeran por proteger estos mamíferos, otras naciones estén dispuestas a cazarlos. En consecuencia corresponde que nuestro país, por intermedio de la Cancillería, exprese su rechazo a esta arremetida.